Martes, 2 de Febrero de 2010

Estudio asocia hormona con adicción y estilo de vida arriesgado

Reuters ·02/02/2010 - 13:40h

Las personas con altos niveles de la hormona dopamina en el cerebro y baja sensibilidad a ésta tienden a asumir más riesgos y son más propensas a las conductas adictivas, el abuso de drogas y el juego compulsivo, indicó un estudio.

Científicos de Dinamarca y Japón dijeron que habían comprobado en una investigación que la necesidad de estimulación es mayor en promedio entre aquellos que tienen mayor cantidad de la hormona de la gratificación, dopamina, en el cerebro, en parte por su menor sensibilidad.

El estudio de Albert Gjedde, de la Universidad de Copenhague, publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), analizó los cerebros de voluntarios sanos para establecer sus niveles de dopamina y de receptores de dopamina.

"Las personas en la parte más alta de la escala observan menos efectos con la misma cantidad de dopamina que las personas en la parte inferior de la escala, hasta que tienen tan poca dopamina que no alcanza (...) para surtir un efecto", dijo Gjedde a Reuters.

Los resultados podrían ayudar a los científicos a desarrollar alternativas para prevenir o lidiar con conductas adictivas y ofrecer nuevos datos acerca de tratamientos farmacológicos para desórdenes como el trastorno por déficit de atención con hiperactividad, llamado comúnmente TDAH.

De acuerdo al equipo, los resultados mostraron que las personas en los extremos de la escala tienen perfiles muy diferentes de dopamina y receptores de dopamina, lo que sugiere que sería mejor intentar aumentar o reducir los niveles de la hormona en vez de bloquear los receptores.

Medicamentos como Seroquel, de AstraZeneca, y Zyprexa, de Eli Lilly, que pertenecen a la clase de fármacos conocidos como antipsicóticos, funcionan bloqueando la acción de la dopamina en el cerebro.

Si bien son a menudo recetados para enfermedades mentales como depresión, esquizofrenia y desorden bipolar, cada vez son más usados en niños con TDAH.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad