Miércoles, 3 de Febrero de 2010

Por la Costa del Oriente asturiano

Como un magnífico telón de fondo, las sierras del Sueve, del Cuera y de Escapa, protegidas por las míticas cumbres de Picos de Europa, acompañan al viajero que decide recorrer la Costa Oriental del Principado. Largas playas o calas de suaves arenas se alternan con impresionantes acantilados. Sin olvidar su asombrosa riqueza cultural y patrimonial.

PÚBLICO ·03/02/2010 - 09:51h

Ayuntamiento de Llanes - Playa de Cuevas del Mar, en Llanes /

Lastres, las barcas entrando en el puerto
Iniciamos la ruta en Lastres, pequeña y deliciosa villa plena de sabor marinero. A la caída de la tarde llegan las barcas a puerto. Al cabo, se inicia la puja del pescado en la Lonja de la Cofradía de Pescadores. Desde el puerto, hay que hacer un pequeño esfuerzo y subir por los empinados barrios hasta lo alto de la villa. Allí nos encuentramos con la Iglesia de Santa María de Sábada, del siglo XVIII, con una gran torre campanario cubierta por un tambor octogonal y la cúpula.

Santiago de Gobiendes
Desde Lastres, seguimos por la AS-257, bordeando la playa de La Griega, hasta llegar a Colunga. Continuamos por la N-632 unos dos kilómetros. En un desvío a la derecha parte la AS-260 en dirección a Arriondas. Llegamos así a Gobiendes. La Iglesia de Santiago de Gobiendes, obra tardía del Prerrománico asturiano, está declarada Monumento Nacional. Ha sufrido numerosas transformaciones con el paso del tiempo. Sólo conserva de su primitiva fábrica las capillas laterales de la cabecera y parte del pórtico, así como los capiteles que separan las naves y también una ventana ajimezada. En la Casa Rectoral se guardan más restos originales.

El Mirador del Fito
Continuando por la AS-260 llegamos, tras un ascenso de unos ocho kilómetros, al Mirador del Fito, en pleno centro de la Sierra del Sueve, y hábitat secular de los legendarios caballos asturcones. En los días claros la panorámica es espectacular. Al norte, la costa, al sur, las sierras y a lo lejos, majestuosos, los Picos de Europa. Fue construido en 1927 por el ingeniero Sánchez del Vallado. Desde el Mirador hay que volver por la misma carretera hasta el cruce con la N-632 para proseguir la ruta hasta Ribadesella.

Ribadesella, el Descenso y la Cueva de Tito Bustillo
Tras un paisaje jalonado de playas, llegamos a Ribadesella. Su nombre aparece siempre e inevitablemente asociado al Descenso en Piraguas del río Sella que llega hasta su desembocadura, donde se asienta la villa. Se celebra el primer sábado del mes de agosto. Su carácter deportivo está acompañado por una impresionante romería festiva. El Puente donde termina el Descenso divide la villa en dos partes bien diferenciadas. La vieja, en torno al puerto, y la nueva, que se extiende hacia la playa de Santa María.
Un paseo por la ría nos llevará a la Cueva de Tito Bustillo. Descubierta en 1968, alberga impresionantes pinturas y grabados rupestres del Paleolítico Superior. Cuenta con un aula didáctica anexa donde se ofrece una amplia visión sobre la vida en aquellos tiempos.

Llanes y la costa llanisca
Desde Ribadesella hay dos opciones para llegar a Llanes. La más rápida es la N-634. La otra opción es por la AS-263, que discurre paralela a la costa. La parte occidental de la costa de Llanes discurre alternando playas, acantilados y pequeños pueblos.

En la costa oriental de Asturias largas playas o calas de suaves arenas se alternan con impresionantes acantilados. Sin olvidar su asombrosa riqueza cultural y patrimonial.

La villa de Llanes atesora un enorme patrimonio monumental. La vieja muralla fue construida en 1206 y su torre circular está declarada Monumento Nacional. De época medieval es la Basílica de Santa María del Concejo. Numerosos palacios evocan antiguas familias y un esplendor pasado de esta villa de vocación marinera y comercial. El Casino, el Ayuntamiento y otras casonas de indianos nos llevan a otras épocas. Asomarse al puerto, caminar por el paseo de San Pedro y recorrer sus calles resulta una delicia.

El Ídolo de Peña Tú
Desde Llanes continuamos por la N-634 hasta Puertas de Vidiago. Aquí, un indicador a la derecha muestra el camino al peñasco de Peña Tú. A media hora a pie se encuentra uno de los más curioso monumentos de la prehistoria española: el Ídolo de Peña Tú. En una roca cargada de un aura mágica y totémica aparecen un conjunto de figuras que sugieren cultos ancestrales. Descubierto para la arqueología a principios de siglo, está declarado Monumento Nacional.

Colombres y La Franca
La playa de La Franca, si continuamos por la N-634, nos da la bienvenida al concejo de Ribadedeva, el más oriental de Asturias. En el lugar de La Peral parte la carretera local RD-2 que nos lleva a Colombres, tranquila villa con bella plaza y numerosos edificios de indianos entre los que destaca la Villa Guadalupe, evocador casona que alberga el Archivo de Indianos, con biblioteca, hemeroteca, central de datos y museo.

La Cueva del Pindal
De vuelta a La Peral, por la RD-1 se llega al pueblo de Pimiango. Muy cerca se encuentra el Mirador del Picu y la Cueva del Pindal, otro santuario del arte rupestre. De entre el conjunto de grabados y pinturas, destaca una conocida como el Elefante Enamorado, por el corazón en él dibujado.

Noticias Relacionadas