Martes, 2 de Febrero de 2010

La crisis de Reagrupament allana el camino a Laporta

Carretero pretende retomar el mando en medio de un caos interno

FERRAN CASAS ·02/02/2010 - 01:00h

El presidente del Barça, Joan Laporta, ayer, en unas jornadas de la UEFA en el Ayuntamiento de Barcelona. - JOSÉ COLÓN

La vodevilesca crisis de Reagrupament (R.Cat), que estalló el sábado y que, pese al intento del sector mayoritario de reconducirla, puede acabar en los tribunales, allana el camino al presidente del Barça, Joan Laporta, para presentarse a las elecciones haciendo tándem con Joan Carretero.

El líder de los escindidos de ERC aseguró ayer por la mañana en Rac1 que hablaría con Laporta y que ambos estaban por dar apoyo a cualquier "movimiento serio que trabaje por la independencia". Insistió en que Laporta siempre le tendría "a su lado" y que ahora sólo era necesario encontrar la manera de, con R.Cat u otra fórmula, "ir juntos y encontrar sinergias". Laporta afirmó a su vez que Carretero y sus seguidores son "gente muy válida" que "arreglarán sus problemas" pero que, pese a todo, él aún no ha decidido.

Lo cierto es que la crisis de R.Cat, que se debate entre quedar bajo control absoluto de Carretero o ser insignificante si él no está, garantiza a Laporta un aterrizaje plácido. Ni bajo el manto de Carretero ni en una plataforma personal ad hoc Laporta tendría que someter su candidatura a primarias o a asamblea rebelde alguna.

El mandatario culé suma "fuera del partido" pero dentro no genera "consenso total"

Ahorrarle el trance era lo que, según el sector de R.Cat que reniega de Carretero por su "deriva autoritaria y despótica", buscaba el ex conseller y de ahí la crisis. El mandatario culé suma, según ellos, "fuera del partido" pero dentro no genera "consenso total".

La polémica por el método de confección de listas llevó el sábado a Carretero y a 11 miembros más de la junta directiva (del 18 total) a dimitir por el no del resto apoyándose en la ponencia política a acatar sus órdenes o presentar sus renuncias.

Un partido entregado

Tras un domingo de tensión en que la asociación parecía tener los días contados, los cuatro miembros díscolos que se mantuvieron en la junta cedieron y presentaron ayer a mediodía su dimisión. Ello le valió a Carretero para, contra pronóstico, retomar el mando con sus afines.

La crisis de R.Cat garantiza a Laporta un aterrizaje plácido


Antes habían constatado el apoyo de los coordinadores territoriales. Ahora podrán presentar a Laporta un partido entregado que, según la minoría, "no pondrá problemas a nada". Los próximos al ex conseller respiraban aliviados. "Salimos reforzados", aseguraban.

La confusa situación puede no acabar ahí. En Rac1, Carretero habló como "expresidente" de R.Cat. Pero su dimisión no fue recogida en el acta de la junta. Los críticos, que pretendían una asamblea extraordinaria en marzo para clarificar la situación ante la dimisión de toda la junta en dos fases, meditan ir a tribunales.

Noticias Relacionadas