Martes, 2 de Febrero de 2010

El fiscal niega vínculos entre ETA y Egunkaria

Afirma que, "con o sin tregua", no se han probado las acusaciones

ÁNGELES VÁZQUEZ ·02/02/2010 - 00:45h

MÓNICA PATXOT - Un grupo de personas en las inmediaciones de la Audiencia Nacional en apoyo de los acusados.

El fiscal de la Audiencia Nacional Miguel Ángel Carballo negó ayer ante el tribunal cualquier vinculación entre ETA y el periódico Euskaldunon Egunkaria. Y mucho menos que tenga la entidad suficiente como para condenar a los cinco periodistas que se sientan en el banquillo a instancias de las acusaciones que ejercen la Asociación Víctimas del Terrorismo y Dignidad y Justicia, que los imputan un delito de integración en organización terrorista por el que piden hasta 14 años de cárcel.

El fiscal insistió en que, "con tregua o sin tregua", no existen indicios que acrediten la vinculación de ETA con el periódico que cerró el juez Juan del Olmo en 2003. Aseguró que fue él quien propuso a su superior jerárquico, entonces ya Javier Zaragoza, "y no al revés", retirar la acusación que hasta entonces había ejercido la fiscalía.

Y para rebatir los argumentos que las acusaciones vierten contra los ex directivos de Egunkaria Matxelo Otamendi, Juan María Torrealdai, Iñaki Uria, Xabier Oleaga y Txema Auzmendi, el fiscal acudió a los propios documentos intervenidos a ETA en los que se basan las acusaciones.

A su juicio, estos documentos fallan en datos clave como el día en que salió el periódico o el número de acciones del proyecto que se habían vendido, pese a ser de conocimiento público. Y sólo acreditan el interés de la banda en el primer periódico escrito en euskera, no que éste fuera su instrumento. "En 13 años de publicación no se encuentra una noticia o una línea que demuestre que de algún modo Egunkaria le servía a ETA para algo", aseveró el representante del ministerio público.

Ni en sus informaciones aparece una línea que se pueda decir que sigue las directrices de ETA, ni hay datos que permitan concluir "que el periódico sea fuente de financiación" de la banda o que le sirva para blanquear capitales. Por eso, según el fiscal, no se puede condenar a los acusados.

El talante de la banda

Para negar las acusaciones, que tanto Dignidad y Justicia como la Asociación Víctimas del Terrorismo consideraron ayer totalmente acreditadas, la fiscalía ironizó sobre el talante dialogante que transmiten los documentos de ETA. Como ejemplo puso el nombramiento de Otamendi como director del diario. Uno de ellos decía: "No nos parece mal, pero no lo conocemos demasiado". Y dudó de que sirva de prueba para condenarle. "ETA no se caracteriza por convencer a nadie con la dialéctica", añadió.

El juicio acabó después de que los acusados se declararan "inocentes de lo que se les acusa, pero culpables de fomentar el euskera".