Lunes, 1 de Febrero de 2010

El TS rebaja la pena a un hombre que dejó tetrapléjica a su mujer

El alto tribunal cree que no hubo alevosía en la paliza que le dio de madrugada

PÚBLICO ·01/02/2010 - 23:00h

Mónica Patxot - Imagen de archivo de magistrados del Tribunal Supremo.

El Tribunal Supremo (TS) ha rebajado en cinco años la condena de 21 años y diez meses de prisión que la Audiencia Provincial de Madrid impuso el mes pasado a un hombre que dejó tetrapléjica a su mujer, tras intentar matarla en la vivienda que ella ocupaba con los dos hijos de ambos. El alto tribunal esgrime que en la agresión no hubo alevosía, ya que considera que no está probado que el acusado atacara a su mujer por sorpresa, a pesar de que el ataque se produjo después de que el condenado accediera al domicilio a las cuatro de la madrugada, mientras la víctima y los dos niños dormían.

Según detalla la sentencia, la víctima, que se había casado en 1989 con su agresor, planteó a este en 2005 su pretensión de separarse. El acusado se opuso y, durante un tiempo, le lanzó diversas amenazas verbales. "Te divorciarás con los pies por delante", le espetó en cierta ocasión. Un juzgado le condenó por ello y le prohibió acercarse a su esposa.

Pese a ello, el 23 de diciembre de ese mismo año, el condenado acudió al domicilio familiar y golpeó a su esposa. "La tiró al suelo, en donde la cogió y retorció el cuello, cesando en dicha actitud ante los llantos y súplicas de sus dos hijos, quienes, al contemplar la agresión, puestos de rodillas, gritaban a su padre que dejara en paz a su madre", recoge la sentencia.

El hombre, no obstante, siguió merodeando a la víctima y el 28 de junio de 2006, con la ayuda de sus propias llaves y un plástico que le permitió levantar el pestillo de seguridad de la puerta, entró en el domicilio donde vivía la mujer. Tras coger un cuchillo en la cocina, se dirigió al dormitorio, donde agarró a su víctima por el cuello y la despertó. Cuando la mujer cayó al suelo, el acusado le dio "insistentemente puñetazos y pisotones en el cuello".

"Asistencia de por vida"

De nada sirvieron en esta ocasión las súplicas de los hijos. El agresor siguió golpeando a su ex esposa mientras decía: "La tengo que matar por todo lo que nos ha hecho". La mujer quedó tetrapléjica y, como recoge la sentencia, "precisará, de por vida, la asistencia de terceras personas para las actividades más elementales de la vida diaria".

En su fallo, los magistrados del Supremo consideran que la sentencia de sus colegas de la Audiencia no acredita que la víctima se hallara durmiendo cuando empezó a ser golpeada y que, por tanto, la alevosía que agravaba la pena no existe. En este sentido, el TS destaca que el acusado aseguró que medió una discusión previa a la brutal paliza y que la víctima "nada recuerda".

La sentencia provocó ayer las primeras reacciones. Marisa Fernández, de Dones Juristes, asegura que el agravante de alevosía existe incluso en el caso de que la víctima estuviera despierta cuando se inició la agresión. "La mujer no tuvo ninguna posibilidad de defensa", destaca. En idénticos términos se expresó Justa Montero, de la Asamblea Feminista de Madrid: "Los magistrados también deberían haber tenido en cuenta que, tal vez, no la ha matado, pero le ha quitado la vida".

"La decisión del Tribunal Supremo es una barbaridad"

"El Tribunal Supremo tiene una actitud muy benévola con los violadores y muy dura con la víctima de varias violaciones", afirmó ayer la presidenta de la Asociación de Mujeres Juristas Themis, Altamira Gonzalo. Dos sentencias dictadas por el TS que han recortado la condena contra dos violadores y un marido agresor que dejó a su mujer tetrapléjica han indignado a los colectivos feministas. En ambos casos, el ponente ha sido el juez progresista Luciano Varela.

Así, en el caso del primer fallo judicial, este magistrado cree que no procede sumar a la pena de dos violadores el delito de lesiones, ya que estos causaron a la víctima "las naturales secuelas que conllevan esas conductas criminales". Algo que no convence a Gonzalo, que calificó esta decisión de "barbaridad".

"Recuerda una doctrina del Supremo felizmente superada hace 25 años, cuando se reclamaba de la mujer un comportamiento heroico para aceptar que se había tratado de una violación", añadió. Por su parte, la presidenta de la Asociación de Mujeres Víctimas de Abusos Sexuales, Tina Alarcón, aseguró sentirse "confundida" tras conocer la decisión, que teme que vaya a "influir muy negativamente" en las futuras víctimas.

Luciano Varela (Pontevedra, 1948), instruyó el año pasado el caso contra el juez de la Audiencia Nacional, Baltasar Garzón, por prevaricación en la causa sobre los crímenes del franquismo. En su larga trayectoria profesional, también participó en la fundación de la asociación progresista Jueces para la Democracia.