Lunes, 1 de Febrero de 2010

Asocian deportes competitivos con dolor de espalda adolescentes

Reuters ·01/02/2010 - 19:33h

Años de práctica de deportes competitivos aumentarían el riesgo de los adolescentes de desarrollar dolor de espalda en la zona lumbar, indicó un nuevo estudio.

La investigación entre casi 4.700 estudiantes universitarios de 18 años reveló que los que habían practicado deportes desde la primaria tenían tasas más altas del dolor que el resto.

Del total, un 72 por ciento había tenido dolores de espalda, a diferencia del 62 por ciento de los que habían dedicado menos años a los deportes y la mitad de los que nunca habían hecho deportes a nivel competitivo.

Además, los dolores eran más graves, según publicó American Journal of Sports Medicine.

Es decir, a mayor cantidad de años en la práctica competitiva, mayor posibilidad de sufrir dolor de espalda, resumió el equipo de Mika Hangai, de la Universidad de Tsukuba, en Japón.

Se desconoce la causa exacta de ese aumento del riesgo, ya sea que involucre las técnicas de entrenamiento, las posturas o los movimientos de los deportes. Por eso, el equipo opina que se necesitan más estudios para responder esa duda y saber cómo prevenir algunos casos de dolor de espalda en la zona lumbar.

Pero los resultados no significan que los niños estarían mejor sentados en un sillón que en el campo de deportes. Hacer ejercicio es clave para controlar el peso y tener buena salud.

Además, el equipo recuerda que la literatura demuestra que pasar demasiado tiempo frente a la televisión y el sedentarismo aumentan el riesgo en los niños de desarrollar dolor de espalda.

Para el estudio, el equipo consultó a 4.667 varones en el primer año de la universidad acerca de sus actividades deportivas pasadas y experiencias con este tipo de dolor.

A los que respondieron que habían practicado deportes competitivos en la escuela primaria y secundaria se los consideró altamente activos. Los que hicieron deportes sólo en uno de esos niveles fueron considerados moderadamente activos.

El 10 por ciento de los estudiantes altamente activos dijo que alguna vez había tenido que faltar a clases por el dolor en la espalda, a diferencia del 6 por ciento del grupo moderadamente activo y del 4 por ciento de los que nunca habían practicado deportes competitivos.

Los más competitivos tuvieron tasas más altas de dolor de espalda con molestias y entumecimiento en las piernas: casi el 15 por ciento, comparado con el 8,5 por ciento en el grupo moderadamente activo y el 4 por ciento de los no atletas.

De los ocho deportes más comunes incluidos en el estudio, el vóley concentró el riesgo más alto de dolor de espalda baja: el 80 por ciento de quienes lo jugaban tenían el problema.

Los jugadores de fútbol tuvieron el nivel más bajo de riesgo, menos del 60 por ciento, aunque la posibilidad de desarrollar dolor de espalda seguía siendo más alta que en los no atletas.

FUENTE: American Journal of Sports Medicine, online 5 de enero del 2010