Lunes, 1 de Febrero de 2010

Cascos reducen riesgo de lesiones por snowboard o ski: estudio

Reuters ·01/02/2010 - 18:19h

El uso de casco puede reducir el riesgo de sufrir lesiones por la práctica de snowboard o ski en un 35 por ciento, de acuerdo a un estudio canadiense.

La lesión cerebral traumática es la principal causa de muerte y de heridas graves entre las personas que realizan estos deportes de nieve.

El tema trascendió en los medios en marzo pasado, cuando la actriz Natasha Richardson, de 45 años, murió de una lesión cerebral cuando esquiaba en el centro canadiense Monte Tremblant.

Investigadores del Hospital de Niños de Alberta, en Calgary, no encontraron evidencia de que usar casco aumentara el riesgo de sufrir lesiones de cuello en un accidente o caída, sobre todo en los niños debido a su mayor proporción entre el cuerpo y la cabeza.

Pero el estudio, publicado en Canadian Medical Association Journal, dijo que los estimados de numerosos países indican que las lesiones de la cabeza representan hasta el 19 por ciento y las de cuello el 14 por ciento de todos los golpes reportados por patrullas de ski y departamentos de emergencia.

"Los riesgos de lesión de cabeza pueden reducirse en un 35 por ciento (...) y entre dos y cinco de cada 10 golpes en la cabeza sufridos por usuarios de casco pueden prevenirse", dijo el investigador Brent Hagel en el reporte.

"El uso de casco protege significativamente a los aficionados al ski y el snowboard contra las lesiones de cabeza", agregó.

El experto dijo que el estudio era un análisis de 12 trabajos realizados en Europa, Asia y América del Norte. Los investigadores no pudieron determinar el diseño, calidad o tamaño que deberían tener los cascos.

El estudio sugirió que el uso de casco tiene un efecto más positivo entre los esquiadores varones que entre las mujeres o las personas que recién empiezan a practicar el deporte.

Los investigadores también dijeron que encontraron evidencia ambigua acerca de la idea de que usar cascos genera una falsa sensación de seguridad que podría fomentar conductas más agresivas y peligrosas.

"Nuestro trabajo no sugiere que exista una relación entre el uso de casco y la gravedad de la lesión o las circunstancias del accidente", dijo el equipo.

Para calcular esta hipótesis, tomaron en cuenta variables como el daño provocado a otro tipo de equipamiento, la velocidad reportada por el esquiador, la participación en pistas más difíciles de lo habitual o lesiones relacionadas a saltos.

"Basados en esta evidencia, promovemos el uso de casco", concluyeron los investigadores, añadiendo que se necesitan más estudios para determinar qué tipo de cascos ofrecen la mejor protección.