Lunes, 1 de Febrero de 2010

El fiscal apoya la extradición del abogado acusado de pertenecer a Sendero Luminoso

EFE ·01/02/2010 - 18:52h

EFE - El abogado Juan Manuel Carranza (i) a su llegada hoy a la Audiencia Nacional, en Madrid.

La Fiscalía de la Audiencia Nacional ha apoyado hoy la extradición a Perú del abogado Juan Manuel Carranza, reclamado en ese país por su supuesta pertenencia a la banda armada Sendero Luminoso, ya que entre 1991 y 1992 trabajó en la Asociación de Abogados Democráticos defendiendo a acusados de "subversión o terrorismo".

Según ha explicado Carranza a Efe, el representante del Ministerio Público se ha mostrado de acuerdo con la solicitud de Perú para su extradición "sin fundamentarlo en absoluto" ante la sección segunda de la sala de lo penal de la Audiencia Nacional que ha celebrado la vista de extradición.

El letrado de Carranza, por su parte, ha argumentado que su cliente, que tiene la nacionalidad española, es un "perseguido político" del Gobierno del ex presidente de Perú, Alberto Fujimori, y del Ejecutivo actual, y ha dicho que los hechos imputados ocurrieron en los noventa, una época en la que "eran frecuentes los montajes donde se acusaba de terrorismo a toda la disidencia política".

Carranza ha relatado que entre 1991 y 1992 formó parte de la Asociación de Abogados Democráticos y se encargó de prestar asistencia letrada a "personas sin recursos" que estaban acusadas de "subversión o terrorismo", por lo que el Gobierno de Fujimori, según ha dicho, consideró a la asociación como el "brazo legal de Sendero Luminoso".

Esta situación le obligó a exiliarse en 1996 a Argentina, que le concedió el estatus de refugiado político y tras dos años allí se estableció en España, donde trabajó primero en la Comisión Española de Ayuda al Refugiado y desde hace dos años en la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid, ha recordado.

Por todo ello, ha recalcado Carranza, su defensa ha solicitado a la Audiencia Nacional que no acceda a extraditarlo a Perú, pues además de que el proceso judicial allí "ofrece escasas garantías", el letrado tiene aquí su vida y su familia.