Lunes, 1 de Febrero de 2010

Científicos advierten a Haití sobre otro gran seísmo

Reuters ·01/02/2010 - 16:19h

Haití debería estar preparándose para otro gran terremoto que podría desatarse por el catastrófico seísmo del mes pasado, que dejó hasta 200.000 muertos y derrumbó la capital Puerto Príncipe, advirtieron expertos.

Equipos de geofísicos, que han rastreado movimientos en la línea de falla que atraviesa Haití y llega a República Dominicana, llegaron a la nación la semana pasada para medir cambios en la corteza terrestre después del terremoto de magnitud 7 registrado el 12 de enero.

El aumento de presión en la falla tras el seísmo podría desatar otro del mismo tamaño e incluso mayor, pese a que los científicos reconocen que no tienen forma de saber con exactitud cuándo ni dónde se producirá.

"Las fallas siempre están esperando el momento justo, pero si otro terremoto les da un pequeño golpe, se anticipan", dijo Eric Calais, un profesor de geofísica de la Purdue University en Indiana, quien guía el proyecto sismológico en Haití.

Cálculos preliminares hechos por su grupo mostraron que el seísmo del 12 de enero podría ser el "pequeño golpe" que desencadene otro temblor a lo largo de la falla de 300 kilómetros, donde dos placas tectónicas regionales se han rozado durante millones de años.

Más de 50 réplicas, incluyendo una de magnitud 5,9, han sacudido Puerto Príncipe desde el terremoto del mes pasado.

El Servicio Geológico Estadounidense señala que la secuencia de réplicas seguirá durante meses, "sino años", y "perjudiciales terremotos se mantendrán como una posibilidad en los próximos meses".

Calais iba a llevar sus hallazgos a una reunión con el presidente haitiano, René Preval, y el jefe de la misión de Naciones Unidas en Haití el lunes, donde subrayaría la urgente necesidad de reconstruir la infraestructura crucial de la ciudad de forma rápida y segura.

El Gobierno de Haití ha anunciado planes para reubicar a medio millón de víctimas que quedaron sin hogar tras el terremoto, varias de ellas acampando actualmente en las calles repletas de escombros, en villas temporales fuera de Puerto Príncipe.

Sin embargo, algunos expertos sugieren que la capital completa debería ser reconstruida lejos de la peligrosa línea de falla.

Calais forma parte de un grupo de expertos que advirtieron a funcionarios haitianos en el 2008 de que podría haber un seísmo de magnitud 7,2 en el horizonte.

Los funcionarios haitianos respondieron que no había tiempo ni fondos suficientes para apuntalar las malas construcciones de la empobrecida nación caribeña o tomar precauciones, y en el seísmo del mes pasado, varios edificios se derrumbaron y sus ladrillos se convirtieron en polvo.

"No es muy tarde. Ahora es el momento para ponerse realmente serios sobre esto", declaró Calais.