Lunes, 1 de Febrero de 2010

Aznar duda de que la reforma de las pensiones responda sólo a la demografía

EFE ·01/02/2010 - 15:25h

EFE - El Partido Popular cree que no se puede retrasar la edad de jubilación si esta decisión no va acompañada de una reforma laboral. EFE/Archivo

El ex presidente del Gobierno José María Aznar expresó hoy sus dudas de que la propuesta del Ejecutivo de retrasar la jubilación a los 67 años responda sólo a una cuestión demográfica y no sea consecuencia del "gravísimo riesgo" en que se encuentra la economía española, "que afecta también a la financiación de su deuda".

Durante la clausura de la jornada "Hacia un sistema eléctrico sostenible", organizada por el Instituto Choiseul, Aznar consideró que es "imposible" que el Ejecutivo se haya dado cuenta ahora de que la demografía española es una "catástrofe", al tiempo que se preguntó qué se ha hecho en los últimos años para cambiar las tendencias demográficas.

"Usted piensa que un Gobierno descubre que la demografía es una catástrofe (...) y lanza una serie de propuestas en torno a la reforma del sistema de pensiones (...) y eso no es consecuencia de que ha recibido la seria advertencia de que nuestro país está en un gravísimo riesgo que afecta también a la financiación de su deuda, eso es absolutamente imposible", dijo Aznar.

Preguntado por su opinión sobre la propuesta en sí, Aznar declaró que no es partidario de "coger una piedra y tirarla en un estanque" cuando lo que necesita el país es un proceso "ordenado y serio" de reformas que pasan por fórmulas políticas diferentes.

En su opinión, "con un 11,5 por ciento de déficit, 4,5 millones de parados y cien puntos básicos de diferencial con el bono alemán" la credibilidad de la economía española está "pulverizada" y si la situación no se corrige, los riesgos pueden ser mayores.

Aznar subrayó que "ya hay quien duda seriamente de que España pueda financiar su endeudamiento y su posición de futuro", si bien confía en que no se llegue a esta situación.

"La recuperación no está garantizada de forma mecánica, hace falta un proyecto político que la favorezca", añadió el ex presidente, que acusó al Ejecutivo socialista de haber devuelto España a la "segunda división europea".

Entre las reformas necesarias para superar la crisis apuntó la del mercado energético, que se tiene que basar en un marco regulador más liberalizador que fomente la competencia, en lugar de centrarse en un "empobrecedor" debate en torno a la energía nuclear.

Aznar aseguró que sin energía nuclear "no hay solución sostenible en el tiempo a los problemas energéticos" y abogó por compatibilizarla con las energías renovables, dado que ambas ayudan a reducir la emisión de gases contaminantes a la atmósfera y recortan la dependencia energética del exterior.

Sobre las primas a las renovables dijo que los subsidios son como los laberintos, porque "conviene salir de ellos cuanto antes".