Lunes, 1 de Febrero de 2010

Israel reconoce que usó fósforo blanco en la invasión de Gaza en enero de 2009

Varios mandos militares son sancionados por emplear este arma contra civiles

PÚBLICO. ES / EFE ·01/02/2010 - 14:08h

Hace un año Israel arrasó a sangre y fuego Gaza utilizando fósforo blanco contra los civiles. Era tan evidente que hasta Naciones Unidas lo denunció. Israel, sin embargo, lo negó muchas veces. Ha tenido que pasar un año para que el país hebrero reconozca de forma un tanto subrepticia el uso del fósforo blanco en la invasión de Gaza: el ejército israelí acaba de sancionar a mandos militares por ordenar la utilización de este tipo de bombas, según las alegaciones presentadas por Israel ante la ONU en respuesta al informe Goldstone, informa hoy el diario Haaretz.

El coronel Ilan Malka y el general de brigada Eyal Eisenberg fueron investigados y sancionados por las Fuerzas de Defensa de Israel (Tsahal) por haber ordenado disparar munición de fósforo blanco que golpeó el complejo de la agencia de la ONU para los refugiados palestinos (UNRWA) en Gaza capital durante la operación "Plomo Fundido", indica el rotativo israelí.

Un portavoz del Ejército admitió a Efe que dos militares de esos rangos (cuyos nombres declinó dar) fueron reprendidos, pero negó que fuera por incidentes relacionados con el empleo de fósforo blanco, sino por "uso de munición de artillería en zonas altamente pobladas que fue considerada inapropiada, a pesar de que no hay datos de que causara heridos".

Orgullosos de la sanción

La sanción, señaló el portavoz, "demuestra que Tsahal actúa de forma transparente y que se mira a si mismo" después de una operación como la de Gaza, en la que murieron más de 1.400 palestinos y 13 israelíes durante los 22 días que duró desde su inicio el 27 de diciembre de 2008.

Sin embargo, según informa Haaretz en su portada, el castigo se debió a que los dos militares habían "excedido su autoridad al aprobar el uso de bombas de fósforo que pusieron en peligro vidas humanas".

Al menos un empleado de la UNRWA y dos civiles que se cobijaban en el edificio de la ONU resultaron heridos por el fósforo blanco, cuyo uso está prohibido por la legislación internacional en zonas densamente pobladas y se permite sólo para crear cortinas de humo en espacios abiertos.

Durante la operación de Gaza, diversas organizaciones internacionales de derechos humanos denunciaron que el uso de fósforo blanco viola la Convención de Armas Químicas de 1997 y el derecho humanitario, que impone tomar todas las precauciones posibles en situación de conflicto para evitar la pérdida de vidas y daños a civiles.

Pese a que en varias investigaciones internas, una de ellas sobre el uso de fósforo blanco, el Ejército israelí concluyó que no había violado la legislación internacional, el informe elaborado para la ONU por el juez Richard Goldstone estimó que tanto Israel como Hamás cometieron crímenes de guerra durante la ofensiva y exhortó a ambas partes a abrir investigaciones independientes sobre lo ocurrido.

Noticias Relacionadas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad