Lunes, 1 de Febrero de 2010

EEUU pide registrar la radiación de que son objeto los pacientes

Reuters ·01/02/2010 - 09:37h

Los Institutos Nacionales de Sanidad de EEUU tienen previsto solicitar a todos los fabricantes de tomografías computerizadas y otros escáneres que generan radiación que tengan aplicaciones que rastreen la dosis de radiación del paciente e integren esos datos en un registro electrónico médico.

La nueva política surge de las preocupaciones de los pacientes respecto a los estudios que sugieren que la repetida exposición a la radiación de pruebas diagnósticas pueda incrementar el riesgo de cáncer, dijo el doctor David Bluemke, director de radiología y ciencias médicas del Centro Clínico del NIH estadounidense. La política fue anunciada el lunes en la publicación Journal of the American College of Radiology.

Un escáner de tomografía computerizada da a los médicos una visión interior del cuerpo, a menudo eliminando la necesidad de una operación exploratoria. Sin embargo, la TC supone un riesgo mucho mayor de radiación que los rayos X convencionales. Una TC expone al paciente a 100 veces más la dosis de radiación de unos rayos X.

El uso de la TC ha crecido ampliamente en Estados Unidos, donde se realizaron más de 70 millones de pruebas de este tipo en 2007, frente a los 3 millones de 1980.

"De lo que nos hemos percatado desde hace tiempo es de que no existe posibilidad actualmente de entender en un momento dado cuántos exámenes con radiación ha tenido un paciente", dijo Bluemke en una entrevista telefónica.

La política afectará sólo a fabricantes de escáneres como GE Healthcare, de General Electric; Siemens, Philips y Toshiba Medical Systems.

Añadió que la esperanza es que una vez que las compañías creen equipos capaces de recopilar información sobre la dosis de radiación de un paciente en un registro médico electrónico, estos se puedan instalar de inmediato en los hospitales.

En un principio, dijo, las compañías tendrán que permitir que la información sobre las dosis de radiación estén accesibles para su uso en un registro médico electrónico, como el HealthVault de Microsoft o el Google Health de Google.

Finalmente, según Bluemke, el objetivo sería que la información estuviese disponible en los registros médicos nacionales, algo en lo que ha incidido el presidente Barack Obama.