Lunes, 1 de Febrero de 2010

Cándido Méndez: "Si el Gobierno retrasa la edad de jubilación, habrá problemas"

El secretario general de UGT advierte a Zapatero de que las relaciones con los sindicatos se pueden deteriorar si retrasa la edad de jubilación

JESÚS MORENO ·01/02/2010 - 08:53h

La paz social y el consenso con los sindicatos ha sido uno de los principales logros del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero en el transcurso de la crisis, y en estos momentos corre un serio peligro. Lo ha advertido hoy Cándido Méndez, secretario general de UGT: "Si el Gobierno sigue adelante con la propuesta de retrasar la edad de jubilación, habrá problemas".

"Ni los sindicatos estamos de acuerdo, y por lo que he podido percibir, tampoco la mayoría de los partidos", ha dicho Méndez en el informativo matinal de Telecinco. El líder sindical se pregunta quién ha convencido a Zapatero para sacar adelante esta propuesta. "Los sindicatos no, desde luego".

Aun así, confía en que el Gobierno se retracte y busque el consenso. "La medida ha causado mucha inquietud", ha dicho Méndez, "hay que buscar el consenso, que es lo que ha funcionado hasta ahora, y confío en que lo sigan buscando".

La alternativa que propone Méndez para asegurar el futuro de las pensiones es adecuar la edad legal de jubilación a la real. "En España la media de jubilación es 63 años, y la legal de 65, lo que hay que controlar son los prejubilaciones sin olvidar mecanismos que incorporen a los jóvenes al mercado laboral". 

La propuesta de retrasar la edad de jubilación ha creado un profundo malestar en la izquierda parlamentaria. Desde IU ha sido definida como "un pensionazo" y una "concesión a la derecha que amenaza la paz social", y a pesar del apoyo de los barones del PSOE, dentro del propio Partido Socialista han surgido voces críticas.

Por su parte, el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, parece dispuesto a aceptar el pulso con la izquierda: "Pido menos críticas y más aportaciones", dijo ayer.

Sin embargo, dice seguir abierto al diálogo. Corbacho señaló que el Ejecutivo mantiene su "espíritu de acuerdo" y precisó que la propuesta del Gobierno tiene el objetivo de "orientar el debate" en el seno de la Comisión de seguimiento del Pacto de Toledo.