Lunes, 1 de Febrero de 2010

British Airways, Iberia y American Airlines, más cerca de una fusión

EFE ·01/02/2010 - 08:17h

EFE - Aviones de British Airways (BA) en el aeropuerto de Heathrow en Londres, Reino Unido. EFE/Archivo

British Airways, Iberia y American Airlines están más cerca de su proyectada fusión después de que la Comisión Europea confirmase este fin de semana que está ya consultando a sus competidoras sobre las concesiones que las tres compañías están dispuestas a hacer.

Según publica hoy el diario Financial Times, el hecho de que Bruselas haya comenzado ese proceso de consultas es un fuerte indicativo de que las negociaciones entre las tres compañías y los funcionarios de la Comisión Europea han sido productivas en los últimos meses.

Si la reacción es positiva, el siguiente paso será la publicación por Bruselas de los compromisos contraídos por las tres aerolíneas de modo que todas las partes interesadas puedan responder y, si todo va bien, se aprobará eventualmente el acuerdo de fusión.

El periódico advierte, sin embargo, de que no hay garantías de que el pacto vaya a ser aprobado como resultado únicamente de los comentarios recibidos en el actual proceso de consultas, pues la Comisión podría exigir ulteriores compromisos o que se modifiquen las actuales propuestas.

British Airways, American e Iberia solicitaron hace ya cerca de año y medio la luz verde a su proyectada fusión de los organismos reguladores tanto de Bruselas como de Washington y la decisión final de ambos está aún pendiente.

La Comisión Europea envió en septiembre una "declaración de objeciones" de carácter confidencial a las tres compañías en la que se señalaban algunas preocupaciones sobre el eventual impacto de la fusión desde el punto de vista de la competencia.

El documento, filtrado al Financial Times, señalaba que la propuesta fusión probablemente afectase negativamente a la competencia en siete rutas transatlánticas, por lo que las compañías tendrían tal vez que renunciar a valiosos permisos de despegue y aterrizaje.

Aun cuando el proceso regulador en Bruselas parece estar avanzando, está aún pendiente la aprobación de Washington, recuerda el diario británico.