Lunes, 1 de Febrero de 2010

EEUU prepara un escudo antimisiles en el Golfo

Washington instala baterías de misiles Patriot en Qatar, Bahrein, Emiratos Árabes y Kuwait

EFE ·01/02/2010 - 03:56h

Después de las sanciones y las amenazas, EEUU ha decidido pasar a la acción en el Golfo Pérsico para controlar a Irán. Según informaba ayer la prensa estadounidense, Washington ha provisto de misiles Patriot a Qatar, Bahrein, Emiratos Árabes Unidos y Kuwait y ha desplegado dos barcos de guerra en la zona. En la práctica, esto significa la creación de un escudo antimisiles capaz de neutralizar un hipotético ataque iraní.

Fuentes militares citadas por el diario The Guardian, explican que, además, esta es una medida para disuadir a Israel de cualquier intento de ataque a Irán mostrando que EEUU está preparado para defender a los países de la zona.

El periódico británico asegura que EEUU ha desplegado dos baterías de Patriot por país y está buscando renovar los sistemas de Kuwait, instalados después de la invasión iraquí.

La Casa Blanca no ha confirmado la información, pero es posible que la haya filtrado a los periódicos más importantes para ir allanando el terreno. Según informaba el domingo el Washington PostEEUU ha acelerado la venta de armas a dichos países y el New York Times aseguraba que otro de los objetivos es "hacer ver a los países árabes que tienen nuestro apoyo y que no tienen que desarrollar una carrera nuclear armamentística".

La medida serviría según EEUU para disuadir a Israel de que no es necesario atacar a Irán

Este esfuerzo se basa en los compromisos adquiridos por el Gobierno de George W. Bush para vender aviones de combate y sistemas antimisiles a los Estados árabes socios, para contrarrestar el creciente arsenal iraní. Irán está sometido a un embargo armamentístico internacional desde la década de los ochenta, aunque ha sido capaz de modernizar su Ejército con un programa bélico propio iniciado en 1992 y la ayuda de algunos países como Rusia.

Aún así ha logrado avances en el desarrollo de misiles de mediano alcance y el pasado mes de diciembre con una versión avanzada de su misil de medio alcance Sayil-2, alimentado con combustible sólido y capaz de impactar en objetivos a 2.000 kilómetros de distancia. Además, está enfrentado a la comunidad internacional por su programa nuclear ya que, a diferencia de lo que sostiene Teherán, sospechan que su intención es conseguir capacidad para un arma nuclear.

25.000 millones para comprar armas

Pero aunque uno de los supuestos objetivos de EEUU sea cortar de raíz la proliferación de armamento en Oriente Medio, parece un poco tarde. Los Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudí están liderando una carrera armamentista en toda la región que les ha llevado a invertir 25.000 millones de dólares en la compra de armas de EEUU en los últimos dos años.

Militares de Oriente Medio y funcionarios de inteligencia indicaron al Washington Post que los estados del Golfo están adoptando estas medidas ante la reacción de Irán "cada vez más desafiante a la censura internacional por su programa nuclear".

Los Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudí lideran una carrera armamentista en toda la región

"Los estados del Golfo temen ataques de represalia por parte de Irán o de grupos aliados, como Hezbolá, en el caso de un ataque preventivo contra instalaciones nucleares iraníes por parte de Estados Unidos o de Israel", señala el diario.

Para EEUU, esta cooperación "representa un progreso tangible en contra de Irán en un momento en que la Casa Blanca está luchando para conseguir apoyo internacional para fortalecer las medidas diplomáticas, así como nuevas sanciones económicas más duras", dijo un alto funcionario.

"Estamos desarrollando una capacidad defensiva verdaderamente regional, con sistemas de misiles de defensa aérea y con un endurecimiento de las infraestructuras críticas", indicó el funcionario, involucrado en la planificación estratégica con los Estados del Golfo y que habló con la condición de anonimato. Irán ha anunciado que en febrero realizará una "gran maniobra naval" en el estrecho de Ormuz, una de las principales vías mundiales de tránsito del petróleo.