Lunes, 1 de Febrero de 2010

Silencio y oscuridad en 525 pantallas catalanas

El 81% de las salas protesta contra la cuota lingüística de la ley

LÍDIA PENELO ·01/02/2010 - 07:40h

Una sala vacía de los Bosque Multicines. - ALBERT GEA

Hamlet, acto tercero, escena primera: "Ser o no ser... He ahí el dilema. ¿Qué es mejor para el alma, sufrir insultos de Fortuna, golpes, dardos, o levantarse en armas contra el océano del mal, y oponerse a él y que así cesen?". La encrucijada en la que se encontraba uno de los personajes más conocidos de Shakespeare es similar a la que se enfrentan los responsables de las salas de cine catalanas. El Gremio de Empresarios de Cines de Catalunya ha convocado un cierre patronal para hoy que será secundado por el 81% de las salas. Hasta 74 cines con sus 525 pantallas no proyectarán ninguna película durante toda la jornada. Y todo ello como señal de protesta contra la futura Ley del Cine de Catalunya.

Algunos distribuidores coinciden con la visión apocalíptica de los exhibidores, que sostienen que la piratería y el cambio de hábitos de los espectadores son las causas del descenso de los ingresos. Entienden que el hecho de que la ley prevea que la mitad de las películas extranjeras que se exhiban en los cines catalanes deban estar dobladas o subtituladas en catalán agravará la situación y cerrará salas.

Presiones para cerrar

Perder 25 millones de euros en los últimos cuatro años, según un informe elaborado por el economista José María Gay de Liébana, es una cifra alarmante y una razón de peso para oponerse a la futura norma para muchos propietarios. Pero algunos exhibidores reconocen que han sufrido presiones de las majors para no abrir hoy las puertas de sus cines. Es el caso de los cines Verdi, cuyos responsables han reconocido que cerrarán, aunque no por voluntad propia. "No nos han dado otra opción, los distribuidores comunicaron que si no cerramos, no nos facilitarán películas de estreno", explicó Ricardo Almazán, responsable de programación de Verdi.

"Los distribuidores comunicaron que si no cerramos, no nos facilitarán películas de estreno"

Quien no se ha sumado a la huelga es Lauren, que abrirá hoy sus 84 salas catalanas. El presidente del grupo aclaró que su decisión no significa que esté a favor de la ley: "Creo que Tresserras [el con-seller] está muy mal asesorado. Estoy a favor del catalán, pero así como está, es una ley inquisitorial". Joel Joan, presidente de la Academia del Cine Catalán, que precisamente hoy celebra su gala anual en la que se entregan los Premis Gaudí, explicó que considera la protesta "un acto de histerismo por parte de los exhibidores".

La subtitulación es una de las principales apuestas de la ley, impulsada por ERC y que tiene el apoyo de José Montilla. El president recordó que la norma quiere "incrementar la presencia del catalán en el cine, que es del 3% y no se ajusta a la realidad".

Si el lema de la campaña del Gremio es Catalán y trabajo sí, cuotas y desempleo no, miles de personas a través de Facebook se han unido al grupo Si los cines hacen huelga contra el catalán, los catalanes hacemos huelga de cines. El presidente de ERC Joan Puigcercós ha propuesto para hoy vía Facebook ir a ver a las 14 horas en los Alexandra Petit Indi, de Marc Recha.

Las películas en catalán, minoría absoluta en 2009

La última película
El 3,8% de los espectadores que fueron al cine vieron su último filme en catalán.

Un ligero crecimiento
El 35% de la población catalana, es decir, 3.230.000 personas, ha ido alguna vez al cine en los últimos tres meses. Esta cifra supone un incremento del 0,7% en relación con 2008, según los datos del Baròmetre de la Comunicació i la Cultura.

La mayoría quiere cine en dos lenguas
Más del 80% de la población está de acuerdo en que las películas deberían poder verse tanto en catalán como en castellano, tal y como dispone la futura Ley del Cine de Catalunya. Por su parte, solamente un 8% de la población expresa su desacuerdo con esta propuesta.