Lunes, 1 de Febrero de 2010

Zapatero atribuye a África un papel clave para la seguridad

Alerta de que la situación en Somalia es "un caldo de cultivo para el terrorismo y los secuestros"

GONZALO LÓPEZ ALBA ·01/02/2010 - 00:20h

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ayer, durante la cumbre africana celebrada en Addis Abeba. - EFE

José Luis Rodríguez Zapatero reafirmó ayer su empeño por convertir a España en el interlocutor privilegiado de África en Europa, desde el convencimiento de que es "el continente con más futuro a medio y largo plazo". Pero, además, constituye, ahora mismo, "un actor decisivo para los grandes retos de la seguridad y el cambio climático", ante lo que abogó por una cooperación "de igual a igual".

Su interés por impulsar su desarrollo ha aumentado las ayudas de 225 millones de dólares a más de 2.200 le fue reconocido en la invitación "de honor" que recibió para hablar en la inauguración de la XIV Cumbre de la Unión Africana, que reúne a 53 jefes de Estado y de Gobierno, y también en las palabras de su hasta ayer presidente, el libio Muamar Gaddafi al que sustituye el presidente de Malawi, quien le presentó como "un muy buen amigo de África".

Se propone hacer de España el interlocutor europeo del continente

Aunque Zapatero siempre ha sostenido que la miseria está en el origen de fundamentalismos y radicalismos, ayer evitó establecer esta ecuación con carácter general, para centrarse en la idea de que acabar con la pobreza "está al alcance de nuestra generación, si queremos". No obstante, sí enunció aquella relación en el caso de Somalia, a cuya situación hizo una mención específica.

"Es un riesgo si no damos un apoyo más fuerte al Gobierno federal de transición porque se crea el caldo de cultivo para los peores comportamientos, como el terrorismo, los secuestros, la piratería...", dijo el presidente del Gobierno, que reclamó una "respuesta preventiva y contundente, con un compromiso internacional encabezado por Naciones Unidas" .

Zapatero analizó la "preocupante" situación en este Estado fallido en sendas reuniones bilaterales con el presidente de su Gobierno de transición, Sharif Sheik Ahmed, y con el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon. Una misión europea, al mando de un coronel español, tiene previsto encargarse del entrenamiento de soldados somalíes en Uganda, pero tropieza con que estos militares luego no son retribuidos por el Gobierno de su país, circunstancia que genera reticencias sobre su utilidad. Además, España promueve junto con Italia una Conferencia Internacional sobre Somalia, que cuenta con el apoyo de Etiopía y Kenya, países con cuyos presidentes se reunió ayer también Zapatero.

La Unión Africana recibe al presidente español como "un muy buen amigo"

Desarrollo y democracia

En su discurso, ensalzó la Unión Africana como "la garantía para avanzar en la libertad, en la democracia y en la paz de todo el continente", la principal preocupación de esta organización por los múltiples conflictos del continente. El avance requiere según destacó "fortalecer y extender el pluralismo político, luchar contra la corrupción, el compromiso con los derechos humanos y la erradicación de la pena de muerte y de la tortura". Además, llamó a todos los países del continente a "fortalecer la unión económica".

Este discurso lo completó con una breve alocución en la Embajada de España. Ante una colonia integrada básicamente por cooperantes "nuestros mejores embajadores", declaró abiertamente su deseo de que España sea "el país europeo mejor visto por los africanos", al tiempo que emplazaba a la UE a "escuchar más y dar menos lecciones".

El presidente proclamó que, "aunque ahora tenemos serias dificultades en nuestro país, la ayuda al desarrollo no se toca porque hay millones de seres humanos que no tienen ninguna esperanza".