Viernes, 28 de Septiembre de 2007

El mercado teme que la Fed retrase las bajadas de tipos

Es la hora de la semiótica. La ciencia dedicada al estudio de los signos se apodera de Wall Street. Las palabras, los gestos y los silencios de las autoridades monetarias se escudriñan hasta el mínimo detalle, buscando una pista para saber si la Reserva Federal volverá a bajar los tipos de interés en su próxima reunión del 31 de octubre.

Economía Redactor ·28/09/2007 - 20:04h

El nuevo presidente de la Reserva Federal de Atlanta, Dennis Lockhart, aseguró hoy que la crisis inmobiliaria en Estados Unidos puede seguir haciéndose más profunda al menos hasta la segunda mitad de 2008. Añadió que pueden llegar "más turbulencias" en los mercados. El dato sobre el consumo estadounidense de agosto fue mejor de lo previsto. Pero fue insuficiente para inyectar optimismo. "El dato de agosto ha sido un alivio. Pero habrá que esperar más hasta conocer el alcance de la crisis", aseguró un analista.

La construcción despuntó en agosto en el segmento no residencial, pero el índice de confianza del consumidor de la Universidad de Michigan mostró que aumenta el pesimismo entre los estadounidenses. El consumo ha sido el motor del crecimiento y si se ralentiza (como consecuencia de un endurecimiento en las condiciones de financiación) la economía puede pasar de una desaceleración suave a una recesión en toda regla, el peor escenario posible.

Alan Greenspan, ex presidente de la Reserva Federal y gran gurú de los mercados financieros, comentó a la BBC que se siente cada vez más pesimista sobre la marcha de la economía. Jim O'Neill, economista jefe de Goldman Sachs, prevé una mayor debilidad en el mercado laboral de EEUU.

El miedo a una recesión es un argumento que puede justificar una nueva bajada en los tipos de interés. El presidente de la Reserva Federal de Saint Louis afirmó que la Fed está lista para decretar rebajas en los tipos. Pero las presiones inflacionistas y el repunte del petróleo pueden obligar a las autoridades monetarias a suspender los recortes. La debilidad del dólar es otro argumento que puede hacer que la Fed se lo piense dos veces antes de rebajar de nuevo el precio del dinero.

En Europa, los inversores estarán atentos a la reunión del Banco Central Europeo de la próxima semana.


Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad