Viernes, 28 de Septiembre de 2007

Ser negro en el sur de EEUU, un billete para la cárcel

La movilización popular ha conseguido que un joven negro de 17 años del estado sureño de Luisiana salga de la cárcel donde ha pasado nueve meses por agredir a un adolescente blanco. 

Internacional Redactor ·28/09/2007 - 20:49h

Este monigote simboliza el linchamiento de los negros. AFP

El estado sureño de Luisiana ha revivido estas semanas la época de la lucha por los derechos civiles de los negros. De nuevo, la movilización de la comunidad afroamericana ha conseguido la libertad condicional para un joven negro, Mychal Bell, encarcelado por haber agredido a un blanco.

El joven, de 17 años, salió el jueves en libertad condicional tras pasar nueve meses en la cárcel por una pelea con un adolescente blanco. Él y cinco de sus amigos agredieron al joven blanco y le patearon la cabeza dejándole inconsciente. El adolescente estuvo dos horas en el hospital, pero esa noche acudió a una fiesta. Por esta agresión, Bell fue juzgado como un adulto y se le acusó de intento de asesinato. Este delito se paga en Estados Unidos con la cadena perpetua.

Provocaciones racistas

El enfrentamiento entre jóvenes blancos y negros en la pequeña ciudad de Jena empezó por un árbol en el que los primeros colocaron un cartel en el que se leía "Sólo para blancos". Después, empezaron a aparecer sogas colgadas de ese y otros árboles. Los afroamericanos vieron esto como una provocación, mientras que los blancos aseguraban que se trataba tan sólo de una broma.

La situación degeneró y, al día siguiente de la agresión contra el joven blanco, la policía detuvo y encarceló a los adolescentes negros, a quienes se empezó a conocer como los "seis de Jena".

Cinco de ellos pagaron la fianza y están aún a la espera de juicio; el sexto, Bell, permaneció en prisión porque sus padres no tenían los 90.000 dólares (63.300 euros) de fianza.

Pero el sistema judicial no contaba con la movilización popular. La semana pasada, 20.000 personas se manifestaron en Jena para pedir la liberación del joven.

Y lo consiguieron: Bell será juzgado de nuevo, esta vez como menor, y está en la calle tras pagar una fianza que el fiscal redujo a la mitad.