Viernes, 28 de Septiembre de 2007

Absuelven a 7 acusados de servir a Al Qaeda al invalidar unas escuchas que autorizó Garzón

Agencia EFE ·28/09/2007 - 20:58h

Agencia EFE - Samir Mahdjoub, alias "Sami Menardo", y Redouane Zenimi, alias "Bachir", dos de los siete acusados de servir a Al Qaeda que han sido absueltos hoy al quedar invalidadas las escuchas que sirvieron para imputarlos. EFE

La Audiencia Nacional ha absuelto a siete personas acusadas de integrar una célula islamista al servicio de Al Qaeda en Irak al invalidar como prueba unas escuchas telefónicas autorizadas por el juez Baltasar Garzón, que permitió sin motivos suficientes que justificaran "tan drástica injerencia" en el secreto de las comunicaciones.

En una sentencia hecha pública hoy, el tribunal que juzgó estos hechos el pasado julio considera que las autorizaciones judiciales se basan, "de manera exclusiva, en meras suposiciones y conjeturas acerca del delito" que se les imputaba y la participación en él de los acusados.

Tampoco se refleja en la autorización judicial "qué datos objetivos o de investigaciones han llevado a centrar las sospechas" sobre los imputados.

Concluye el tribunal que el permiso para intervenir los números de teléfono de los acusados se formuló "en términos insuficientes" y se fundamentó en simples "noticias confidenciales no fundamentadas".

En sus conclusiones definitivas, la Fiscalía de la Audiencia Nacional solicitó 20 años para seis de los acusados -Samir Mahdjoub, Heidi Ben Youssef, Tahar Ezirovali, Redouane Zenimi, Reda Zerroug Khaled y Khaled Madani- por los delitos de integración en banda armada, financiación de actividades terroristas y falsificación de documento público.

Para un séptimo, Mojamed Ayat, solicitó siete años de cárcel por un delito de colaboración con banda armada.

De acuerdo con el Ministerio Público, los siete supuestos islamistas más un octavo, Francisco García Gómez, fallecido el 2 de enero de 2006, formaban un grupo asentado en Bilbao (Vizcaya), Torrevieja (Alicante), Madrid y Barcelona cuyo objetivo era recaudar dinero para financiar las actividades terroristas de Al Qaeda.

En concreto, según la Fiscalía, esta financiación se destinaba a la estructura que Al Qaeda había formado en Italia, liderada por Abderrazak Mahdjoub -hermano de uno de los procesados- y Abdelhai Djaouat, que eran los máximos responsables de captar "muyahidines" para enviarlos a Irak.