Viernes, 28 de Septiembre de 2007

La Sexta acusa a PRISA de presionar al Gobierno por los derechos de emisión del fútbol

Agencia EFE ·28/09/2007 - 15:50h

Agencia EFE - El consejero delegado de La Sexta, José Miguel Contreras. EFE

José Miguel Contreras, consejero delegado de La Sexta, cadena envuelta en un conflicto por los derechos sobre los partidos de fútbol con PRISA, acusó hoy a esta compañía de presionar al Gobierno para conseguir, en este enfrentamiento, lo que por la vía jurídica cree que no va a obtener.

"Da la impresión de que Sogecable y PRISA no quieren esperar a la resolución judicial" de su conflicto empresarial y económico con Mediapro, en el que ambas partes se acusan de incumplimiento de contrato, dijo Contreras.

Durante el coloquio del Fórum Europa y ante directivos de su cadena y de otras, como el presidente de RTVE, Luis Fernández, y el presidente de Efe, Álex Grijelmo, que fue quien le presentó, Contreras aclaró que en este conflicto entre Mediapro y Sogecable su papel es secundario y añadió que no tiene relación ninguna con los clubes de fútbol.

En alusión a PRISA Contreras dijo que "se piensa que posiblemente por la vía jurídica no se va a obtener el resultado que se desea y se monta un auténtico cristo mediático que a continuación se quiere transformar en un cristo político".

En este sentido, y en respuesta a una pregunta sobre si el presidente José Luis Rodríguez Zapatero va a resistir las presiones de PRISA, Contreras respondió: "no lo sé, pero que las presiones existen es notorio". "Está clara la intención y no sé hasta dónde puede llegar la competencia", añadió.

La productora Mediapro, accionista de La Sexta, está enfrentada entorno a los derechos televisivos de los partidos de fútbol de la Liga española con Sogecable, de PRISA, enfrentamiento cuyo último episodio se produjo ayer, cuando a pesar de que lo había anunciado, La Sexta no pudo emitir el partido del Real Madrid contra el Betis.

Siempre a preguntas de los asistentes, Contreras respondió a un artículo del diario "El País" que se refería a él y otros dirigentes de La Sexta, entre otras personas, como "los amigos de Zapatero" y dijo que fue "una sarta de rumores" que "se vienen escuchando desde hace años", escrito con "afán de ofender y molestar".