Viernes, 28 de Septiembre de 2007

Amigos y socios de Alejandro Agag

Alejandro Agag es accionista mayoritario de varias empresas en España, pero él no figura como administrador en ninguna de ellas. Ese papel lo desempeña habitualmente Alberto Luis Longo Álvarez de Sotomayor, tío carnal de Agag por parte de madre.

Manuel Rico ·28/09/2007 - 11:03h

La relación empresarial entre ambos viene de lejos. Cuando Alejandro Agag decidió abandonar la política tras anunciar su boda con Ana Aznar, en 2002, puso en marcha dos empresas inmobiliarias: Titalbe y Columela.

Las dos estaban domiciliadas en Sevilla y en ambas el responsable de la gestión era Alberto Luis Longo. Agag figuró como apoderado de Titalbe y Columela, una actividad que se debe inscribir obligatoriamente en el Registro Mercantil, lo que permitió a los medios de comunicación vincular las empresas a Agag.


En las demás iniciativas empresariales emprendidas por Agag en España, siempre aparece de alguna manera Alberto Luis Longo. Es el caso de Comercial Mitford Spain, la sociedad que administra Ana Aznar, controlada accionarialmente por otras compañías que tienen como administrador a Longo. Y también de Campos GP2 Team, la firma dueña de un equipo de carreras que compite en la segunda división de la Fórmula 1, donde Longo ocupa un puesto de consejero.

Centrado en el deporteAlejandro Agag está ahora centrado en inversiones que tienen que ver con el mundo del deporte, especialmente automovilismo y fútbol, y la empresa Campos GP2 Team es una de sus niñas mimadas. El propio Agag ha confesado que es accionista mayoritario de dicha sociedad, donde mantiene una participación minoritaria el fundador de la misma, el ex piloto Adrián Campos.

Otro amigo a quien Agag reserva un papel en sus empresas, aunque sea como accionista testimonial, es Jacobo Gordon. En 1993, Agag, Gordon y otros dos compañeros de universidad montaron una sociedad denominada Natko, dedicada a explotar los juegos de guerra con bolitas de pintura conocidos como paint ball. La compañía nunca llegó a funcionar, pero 14 años después Agag se acuerda de Gordon para que suscriba algunas acciones en sus aventuras empresariales, ahora sí exitosas.

Noticias Relacionadas