Viernes, 28 de Septiembre de 2007

Se inaugura en la Ciudad Prohibida de Pekín una muestra de la Real Armería española

Agencia EFE ·28/09/2007 - 11:06h

Agencia EFE - Unos espectadores observan algunos de los objetos que desde hoy, se podrán ver en una de las 9.999 habitaciones de la Ciudad Prohibida de Pekín, en la mayor exposición de armas, armaduras y otros objetos de la Real Armería de Madrid que ha viajado hasta ahora al extranjero. EFE

Armaduras y otros preciados objetos de la Real Armería han viajado del Palacio de Oriente de Madrid a un oriental palacio, la Ciudad de Prohibida de Pekín, para una exposición que fue inaugurada hoy por autoridades chinas y españolas, en uno de los últimos actos del Año de España en China.

La apertura de la muestra, en la que no faltaron caballeros españoles y mongoles en sus monturas y ataviados con yelmos y armaduras, se celebró en uno de los patios del famoso palacio donde residieron los emperadores de las dinastías Ming y Qing.

El embajador de España en China, Carlos Blasco, y Maribel Serrano, la directora general de la Sociedad Estatal para la Acción Cultural Exterior (SEACEX, organizadora de la muestra), cortaron -con una espada, como no podía ser menos en una exposición así- la cinta inaugural de la muestra pequinesa.

Serrano destacó a Efe que es "todo un privilegio" para España poder tener una exposición en un escenario de tal calibre, y señaló que espera que la muestra pueda ayudar al público chino a conocer una parte de la historia española.

"La Real Armería es una de las mejores colecciones del mundo en su género, observarla es adentrarse en la historia y la vida de cinco siglos de historia europea", explicó en el discurso de apertura.

La muestra, que estará en la sala de exposiciones de la Puerta Meridiana hasta el 6 de junio, no se ha podido inaugurar en un mejor momento, ya que durante las vacaciones del Día Nacional de China (1 de octubre) se espera que 500.000 chinos visiten la Ciudad Prohibida.

También viajó a Pekín para la apertura de la muestra el gerente de Patrimonio Nacional, José Antonio Bordallo, quien destacó que su institución, que gestiona palacios y monasterios reales, quiso traer una de sus colecciones más queridas a tierras chinas, con ocasión de este año tan especial para las relaciones hispano-chinas.

La muestra consta de 150 objetos, principalmente armaduras, armas blancas o de fuego y otras piezas que, más que en guerras, se utilizaron en juegos de caza, justas y como muestra del poderío español en las épocas de Carlos I y Felipe II.

La colección fue iniciada por el segundo de estos monarcas, quien estableció a sus sucesores que no vendieran nunca sus armas, pese a que hasta entonces era tradicional que a la muerte de un rey vendiera en las almonedas estas pertenencias, para pagar deudas.

En su mayoría fueron creadas por artesanos italianos y alemanes, en tiempos en que ciudades como Milán o Nuremberg eran las capitales de la "moda" para estos trajes de acero.