Viernes, 28 de Septiembre de 2007

Birmania acepta la entrada en el país del enviado especial de la ONU

Agencia EFE ·28/09/2007 - 09:37h

Agencia EFE - El Gobierno de Birmania concederá un visado a Ibrahim Gambari, el representante especial del secretario general de la ONU, para que pueda entrar al país. EFE

El Gobierno de Birmania (Myanmar) dejará entrar al representante especial del secretario general de la ONU, Ibrahim Gambari, quien el miércoles fue enviado a ese país asiático para evaluar la deteriorada situación política, informó la Organización de las Naciones Unidas.

Gambari partió en la noche del miércoles a Bangkok sin saber si la Junta Militar que gobierna Birmania desde hace 45 años lo dejaría entrar, pero el ministro de Asuntos Exteriores de ese país, Nyan Win, le comunicó hoy al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, que se le concederá un visado a su enviado, dijo la portavoz del organismo, Marie Okabe.

El viaje de Gambari se produce en medio de un creciente rechazo internacional a la respuesta violenta de la Junta Militar a las manifestaciones de monjes y civiles, que por el momento se ha cobrado quince muertos.

Los ministros de Asuntos Exteriores de los miembros de la Asociación de Naciones del Sudeste de Asia (ASEAN), reunidos al margen de la Asamblea General de la ONU, expresaron en un comunicado su "repulsa" a las acciones del Gobierno birmano.

También instaron a "ejercer la máxima contención y a buscar una solución política" a la crisis.

"Nos sentimos horrorizados por las informaciones de que se han empleado armas automáticas y exigimos al Gobierno de Myanmar que desista inmediatamente del uso de la violencia contra los manifestantes", agregó el grupo, al que Birmania pertenece pero no China.

La reacción de los países asiáticos fue bienvenida por el ministro de Asuntos Exteriores francés, Bernard Kouchner, quien el miércoles se mostró decepcionado por la negativa de China a permitir que el Consejo de Seguridad condenara a los militares birmanos.

"La ASEAN es muy importante y esta declaración es para tomarla en cuenta, porque los asiáticos son los únicos capaces de ejercer una presión eficiente sobre el Gobierno de Myanmar", dijo Kouchner.

Agregó que "si así se ha hecho, es un éxito para la democracia y un éxito para los manifestantes en Myanmar".

La represión de las manifestaciones y protestas pacíficas iniciadas hace diez días por los monjes budistas se recrudeció hoy pese a que el Consejo de Seguridad de la ONU instó el miércoles a la Junta Militar a ejercer "contención" en su actuación contra la población civil.

El Ministerio birmano de Exteriores informó a la Embajada japonesa en Rangún de que un ciudadano japonés falleció, según la agencia nipona Kyodo, mientras que la opositora emisora de radio y televisión Voz Democrática de Birmania, con sede en Oslo, informó de que al menos nueve personas han muerto en las protestas en la capital.