Jueves, 27 de Septiembre de 2007

Tejido graso por tejido muscular

Carmen Adamuz, experta en miocardiopatías, ofrece su versión a 'Público'

CARMEN ADAMUZ / CORDOBA ·27/09/2007 - 23:59h

La Displasia Arritmogenica del Ventrículo Derecho era una enfermedad rara y poco conocida hace 20 años. Sin embargo hoy en día sabemos que es una de las principales causas de muerte súbita en jóvenes menores de 35 años de nuestro entorno (la segunda causa de muerte por enfermedades del miocardio en nuestro país, según un estudio publicado en el años 2006), y la primera si hablamos de muerte súbita cardíaca relacionada con la práctica deportiva en este grupo de edad: 22% de los casos de muerte súbita entre deportistas menores de 35 años en Italia, frente al 8% si se trata de no deportistas. El caso del deportista Antonio Puerta –que recibió este diagnóstico de forma oficial- podría ser uno de ellos pero esto deberá ser confirmado por la autopsia.

 

Los estudios realizados sobre la historia médica de los deportistas que fallecieron súbitamente en Italia pese a haberse sometido a un reconocimiento médico, han ayudado a conocer algunas anomalías en el electrocardiograma de los mismos que permiten hoy en día sospechar el diagnóstico hasta en un 80% de los casos. En esta enfermedad se produce una sustitución del tejido muscular normal del corazón (miocardio) por tejido graso y fibroso. Afecta a algunas áreas locales del corazón por ello el diagnóstico de la enfermedad no es fácil. La ecografía cardíaca puede mostrar signos de sospecha en mchos casos, sin embargo la confirmación suele realizarse con  una resonancia cardíaca, que es la técnica diagnóstica más últil pero cuya realización queda reservada para confirmar el diagnostico en aquellos casos en los que la enfermedad sea altamente sospechosa. Y pese a ello numerosos casos se diagnostican en los estudios postmortem.

Dado que la enfermedad es hereditaria -aunque no se desarrolle hasta edades posteriores-  y que en la actualidad se conocen numerosos genes que pueden estar implicados en su aparición, es de esperar que en el futuro el diagnóstico genético suponga un cambio de estrategia en el diagnostico de la enfermedad, principalmente entre familiares de enfermos. De qué forma este cambio de estrategia puede afectar al ámbito deportivo y emplearse para detectar posibles deportistas portadores de estas anomalías en sus genes, es algo que aún está por ver y que sin duda generará importantes debates éticos, al poder ser empleada por los propios clubes antes de decidir sobre un fichaje atendiendo a razones que nada tengan que ver con la protección de la salud del deportista.

Noticias Relacionadas