Jueves, 27 de Septiembre de 2007

El tripartito vasco defiende la consulta dentro del marco legal

El PSE sólo acepta un referéndum para aprobar un nuevo estatuto

G. MALAINA / F. GAREA ·27/09/2007 - 22:02h

EL lehendakari Ibarretxe, junto al príncipe Felipe en Vitoria. EFE

El lehendakari Juan José Ibarretxe anunciará hoy ante el Parlamento vasco los pasos que dará de aquí al final de la legislatura para desarrollar su programa de gobierno -que incluye una consulta-, bajo la expectativa de que el Ejecutivo de Zapatero pueda actuar para impedir la celebración de la misma al considerar que se situaría fuera de la ley.

Pocos datos han trascendido sobre la propuesta que presentará Ibarretxe, salvo las líneas generales que adelantó el martes la portavoz del Ejecutivo vasco, Miren Azkarate, tras el Consejo de Gobierno. Todo apunta, sin embargo, a que el lehenkari planteará la apertura de un proceso de normalización a Zapatero para que a su fin sea avalado por el Congreso y el Parlamento vasco antes de ser sometido a un referéndum.

Y si esta iniciativa no cristalizara en Madrid, abordaría la convocatoria de una consulta, cuya legalidad cuestionan ya el PP y el propio Gobierno.

Marco legal

Precisamente, fuentes consultadas en el tripartito (PNV-EA-EB) corroboraron ayer que parte del discurso de estos tres grupos parlamentarios estará dirigido a poner en valor que una eventual consulta no atentaría contra el marco legal. El tripartito considera, por un lado, que la Ley Orgánica de Referéndum no regula específicamente la celebración de consultas, cuyo resultado no es vinculante.

Es más, en el gabinete de Ibarretxe existe el convencimiento de que no hay una normativa en el Estado que fije límites legales para convocar una consulta. Es decir, ésta se plantearía en un marco de alegalidad y no de ilegalidad. Así, pues, la vía que seguiría el Gobierno vasco para convocar una consulta sería a través del Parlamento vasco, siempre desde la consideración de que las decisiones que se toman en su seno son legítimas y democráticas. El PSE, por su parte, dará voz hoy en el Parlamento al rechazo del Gobierno a la consulta que el lehendakari Ibarretxe comprometería previsiblemente para el próximo año. El Ejecutivo central modulará su respuesta y la dejará en manos de Patxi López, líder de los socialistas vascos, según fuentes del Gobierno y del PSE.

Los socialistas vascos sí aceptan un referéndum, pero para aprobar un nuevo estatuto de autonomía. De hecho, su último programa electoral ya incluía esta propuesta. Para el PSE, las condiciones para esa consultas son: ausencia de violencia, amplio consenso y respeto a la legalidad. La ausencia de violencia es condición imprescindible para los socialistas vascos por entender que no podrá someterse a referéndum el futuro del País Vasco con la presión de ETA. De hecho, como recordó el propio Imaz, la consulta de Ibarretxe estaba condicionada inicialmente al final del terrorismo.

Noticias Relacionadas