Jueves, 27 de Septiembre de 2007

Sangre bajo el mítico volcán Fuji

Treinta años después del fatal accidente en el que murieron dos espectadores, el circuito japonés de Fuji acoge una prueba del Mundial

ÁNGEL LUIS MENÉNDEZ / MADRID ·27/09/2007 - 19:52h

Este fin de semana vuelve el Mundial de Fórmula Uno a Japón. AFP

Hamilton (22 años), Alonso (26) y Raikkonen (27) no habían nacido en 1977, así que quizás ignoran la razón que les ha llevado a jugarse este fin de semana buena parte del Mundial en un circuito desconocido para ellos. Será en Fuji, un trazado que fue apartado del circo de la Fórmula 1 hace 30 años, cuando dos espectadores fallecieron en un accidente.

El 23 de octubre de 1977, el Ferrari de Gilles Villeneuve tocó al Tyrrell del sueco Ronnie Peterson al entrar en una curva. El coche del canadiense se levantó, voló sobre el singular vehículo británico de seis ruedas e impactó brutalmente contra unas 80 personas que habían traspasado la valla de seguridad para ver mejor la carrera. Murieron dos y ocho resultaron heridas de gravedad.

Dos únicas carreras

Fue la segunda y última cita en Shizuoka, bajo el volcán que alberga el mítico monte Fuji, el más alto de Japón y considerado sagrado desde la antigüedad. Tanto, que las mujeres tuvieron prohibido pisar su cima hasta finales del siglo XIX.

El circuito duerme a sus pies desde que fue construido en 1965, pero la peligrosidad de su trazado original impidió que la Formula 1 lo tuviese en cuenta hasta 1976.
Fue una primera cita inolvidable por la legendaria pugna bajo el diluvio entre el británico James Hunt, campeón del mundo ese año, y el austríaco Niki Lauda. La temporada siguiente sobrevino la tragedia protagonizada por Villeneuve y Japón desapareció diez años del calendario. Cuando retornó, lo hizo al moderno trazado de Suzuka.

En 2000, Toyota compró Fuji, acometió una remodelación integral bajo la batuta de Hermann Tilke, ingeniero alemán y diseñador oficial de los nuevos circuitos de Fórmula 1, y este fin de semana pasará su examen definitivo. Le ha costado volver, pero lo hace en el mejor momento posible: cuando tres jóvenes pilotos se la juegan de forma cruenta.

Noticias Relacionadas