Jueves, 27 de Septiembre de 2007

El Museo de Cerámica exhibe piezas mexicanas que combinan el mestizaje con España

Agencia EFE ·27/09/2007 - 18:11h

Agencia EFE - Una de las piezas que forman parte de la exposición "Talaveras de Puebla. Cerámica colonial mexicana. Siglos XVII a XIX", del Museo Nacional de Cerámica González Martí, hoy en Valencia. EFE

El Museo Nacional de Cerámica de Valencia acoge desde mañana viernes hasta el 13 de enero la muestra "Talaveras de Puebla. Cerámica colonial mexicana" que agrupa un conjunto de 49 piezas que combinan el mestizaje entre la cultura mexicana combinadas con rasgos propios españoles entre los siglos XVII y XXI.

Se exhiben las colecciones de los museos Franz Mayer, de ciudad de México, y el de Luis Bello, de Puebla, donde las 49 piezas se combinan con otras de procedencia española que muestran la relación de ambos flujos estilísticos.

A su vez, también se muestran seis piezas precolombinas, de la cultura Mixteca y quince de la producción actual de Puebla que ha obtenido denominación de origen.

El nombre que da título a esta exposición, Talaveras de Puebla, se aplica a la loza hecha en esta ciudad mexicana que lleva una cubierta estannífera, y que cuando llegaban los españoles se tintaba de una cerámica bruñida y coloreada con minerales o con plantas.

La llegada de los españoles supuso una ruptura con esta tradición, pues los ceramistas de Talavera de la Reina que primero se instalaron allí aportaron el torno y el recubrimiento de las piezas con óxido de estaño que las impermeabilizaba.

En este sentido, durante un largo período de tiempo, muchos alfareros procedentes de ciudades españolas como Talavera, Sevilla o Barcelona, que se instalaban y vivían en Puebla contribuyeron a dar a conocer la moda europea que los nativos fueron reinterpretando.

Durante la presentación de la exposición, el director general de Bellas Artes y Bienes Culturales del Ministerio de Cultura, José Jiménez, ha explicado que esta muestra "presenta un tipo de trabajo novedoso en España" que se acerca a transmitir una "dimensión de mestizaje: algo que sale de Europa, pero que se aclimata en lo que antes era Nueva España y llega a adquirir unos rasgos propios".

Por su parte, el director del Museo Nacional de Cerámica de Valencia, Jaume Coll, ha indicado que esta exposición se presenta como "una representación de la importancia de la cerámica como bisagra entre dos pueblos, entre América y Europa".

Esta exposición, que finalizará el próximo mes de enero y que ya se mostró en el Museu de Ceràmica de Barcelona, viajará a partir de febrero al Museo de América de Madrid,