Jueves, 27 de Septiembre de 2007

Zapatero viaja mañana a Rusia para relanzar con Putin las relaciones económicas

Agencia EFE ·27/09/2007 - 16:37h

Agencia EFE - El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. EFE

El jefe del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, se reunirá mañana con el presidente ruso, Vladimir Putin, en su residencia de descanso de Sochi, una cita que tiene lugar cuando las relaciones de Rusia con la UE no atraviesan su mejor momento y con la que España espera impulsar las relaciones económicas.

Se trata de la tercera visita de Zapatero a Rusia y coincide con el 30 aniversario del restablecimiento de las relaciones entre España y la antigua URSS, una oportunidad óptima, según manifestaron fuentes del Ejecutivo, de repasar su evolución.

Desde el Gobierno se destaca el "buen momento" de esas relaciones y se valora que la reunión se celebre en Sochi, balneario a orillas del mar Negro donde Putin, que visitó Madrid el año pasado, recibe a los mandatarios con los que mantiene una "relación especial".

Uno de los invitados en Sochi -en agosto de 2006- fue el Rey Juan Carlos, con quien Putin habló por teléfono el martes.

Según informó el Kremlin, ambos se mostraron convencidos de que el viaje de Zapatero dará "un importante impulso al desarrollo de la cooperación" y el Rey destacó el interés de los empresarios españoles por participar en ambiciosos proyectos en Rusia.

Con un crecimiento económico que ronda el 8 por ciento, el mercado ruso tiene "un gran potencial" para las empresas españolas, principalmente en el sector de las infraestructuras del transporte (carreteras y tren de alta velocidad).

Las fuentes del Ejecutivo subrayaron el incremento "espectacular" del comercio bilateral; en el primer semestre de este año las exportaciones españolas a Rusia aumentaron un 37 por ciento y las exportaciones rusas a España crecieron en torno a un 39 por ciento.

Sin embargo, la balanza comercial presenta un importante déficit para España, ya que las importaciones fueron el año pasado de 7.342 millones de dólares y las exportaciones de 1.509 millones.

España está asimismo interesada en la cooperación industrial pesquera y en el sector turístico, pues se ha convertido en el tercer destino para los rusos, tras Turquía y Egipto.

Empresas del sector energético, como Repsol e Iberdrola, tienen también puestos sus ojos en Rusia.

Uno de los últimos proyectos, cerrado esta misma semana, ha sido la adjudicación a Iberdrola Ingeniería de un contrato para construir una central de ciclo combinado por 311 millones de euros.

Junto a las relaciones económicas, el Gobierno destaca la importancia de este viaje en el actual marco internacional, donde Rusia es "un actor fundamental".

La semana pasada el ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, recordó "el momento crítico" de las relaciones entre Rusia y la Unión Europea.

España es uno de los pocos grandes países europeos con los que Rusia mantiene un diálogo permanente a nivel de secretarios de Estado y Zapatero tratará de contribuir a mejorar esas relaciones.

Aprovechará asimismo la reunión para estudiar el futuro de regiones tan importantes como Kosovo, Irán u Oriente Próximo, donde ambos países, según el Ejecutivo, tienen una visión coincidente en muchos puntos.

Aunque las fuentes reconocieron las diferencias de Rusia con organizaciones como la OTAN o la OSCE (cuya presidencia ostenta este año España), se mostraron convencidas de que existe "un margen de acuerdo importante".

Un punto de confluencia es la relevancia que otorgan a la lucha contra el terrorismo, un combate en el que España defenderá que se actúe "con los derechos humanos en la mano".

Recordaron también el "decisivo" apoyo a la Alianza de Civilizaciones por parte de Rusia, frontera con varios países de religión islámica y en el que viven cerca de treinta millones de musulmanes.

Las fuentes gubernamentales, tras recordar que se trata de un asunto que se encuentra en los tribunales, no quisieron comentar la posibilidad de que Zapatero y Putin conversen sobre la detención en España de un agente doble del Centro Nacional de Inteligencia, que podría haber espiado para Rusia.