Jueves, 27 de Septiembre de 2007

Probabilidad de divorcio entre enfermos de cáncer es más alta en tumor de útero o testículos

Agencia EFE ·27/09/2007 - 14:38h

Agencia EFE - Las mujeres que realizan ejercicio físico tienen una mayor probabilidad de sufrir cáncer de ovario, según revela un estudio. EFE

Un estudio realizado por investigadores noruegos revela que las parejas en las que uno de los cónyuges está afectado por un cáncer no presentan una mayor probabilidad de divorciarse que el resto de la población sana, a no ser que el enfermo padezca un cáncer de cuello de útero o de testículos.

De hecho, el estudio, que se presentó hoy en la Conferencia Europea del Cáncer (ECCO 14), que se celebra en Barcelona, demuestra que la mayoría de los tipos de cáncer induce a una ligera disminución de la tasa de divorcios durante los primeros años después del diagnóstico.

La investigación, que ha comparado las tasas de divorcio de 215.000 supervivientes al cáncer con las de parejas sin cáncer durante un período de unos 17 años, evidencia no obstante que las mujeres que han sufrido un tumor de cuello de útero tienen un 40% más de probabilidades de divorciarse.

De igual manera, los hombres que han superado un cáncer de testículo tienen un 20% más de posibilidades de divorciarse que los que no han sufrido la enfermedad.

La doctora Astri Syse, investigadora del Registro Noruego del Cáncer en Oslo (Noruega), dice que son varios los factores que pueden explicar que el riesgo de divorcio sólo aumente en los casos de cáncer de cuello uterino y de testículo.

Así, explica, ambos cánceres los padecen sobre todo gente joven, y afectan a la intimidad e inducen una disminución del deseo, de la libido y de la fertilidad.

"Es posible que los problemas sexuales o un debilitamiento de las gratificaciones emocionales de la unión resulten especialmente devastadores en una fase más temprana de una relación", sostiene Syse.

De hecho, según la investigadora, a los 20 años, el riesgo de divorcio de los pacientes de cáncer aumenta un 69%, pero ese mismo riesgo se reduce al 19% a los 60 años de edad, lo cual implica que "el efecto del cáncer del cuello del útero sobre el riesgo de divorcio disminuye con la edad".

"Se aprecia esa misma tendencia en los hombres afectados de cáncer de testículo", añade la doctora, que destaca, sin embargo, que existe una menor probabilidad de separación cuando el cáncer se ha extendido y en los tumores con peor diagnóstico, y viceversa.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad