Jueves, 27 de Septiembre de 2007

Gases tóxicos con etiqueta ecológica

MARCOS FERNÁNDEZ ·27/09/2007 - 11:48h

Los fabricantes de automóviles han presentado últimamente nuevos coches: los ecológicos, que se basan en novedosas tecnologías, como las híbridas o las que utilizan gas natural o biocombustibles. Aunque los nuevos modelos usan fuentes energéticas diferentes, más limpias, siguen emitiendo compuestos contaminantes. Por muy ecológico que sea un coche moderno, a día de hoy emite entre 0,5 y 1 gramo de monóxido de carbono (CO) por kilómetro, y cantidades muy superiores de CO2.

Los sistemas de estos nuevos automóviles, al igual que los del resto, deben reducir las emisiones de agentes químicos tóxicos hasta en un 90 %, y disminuyen la emisión de CO2. El primer requisito no es una novedad, es algo que todos los coches deben cumplir de manera progresiva desde 1992. La ventaja real que incorporan estas nuevas ofertas tecnológicas es que consumen menos combustible, el comprador gasta menos, y con ello disminuyen las emisiones de CO2 modestamente.

Muchos países han desarrollado legislaciones para limitar la emisión de productos tóxicos, pero hasta 2011 no se establecerá una legislación en la UE para limitar el CO2, uno de los gases nocivos que emiten todos los coches.

Una cosa está clara, los coches emiten gases tóxicos, y aunque las cantidades emitidas se reduzcan, seguirán siendo contaminantes, no ecológicos. Pero el primer adjetivo es mucho menos
comercial.

Marcos Fernández es investigador del Instituto de Catálisis y Petroleoquímica (CSIC).