Jueves, 27 de Septiembre de 2007

La modernización del Japón en viñetas

El dibujante Jiro Taniguchi y el guinista Natsuo Sekikawa retratan la sociedad Meiji en La época de Botchan

JESUS CENTENO ·27/09/2007 - 10:51h

Fragmento del cómic 'La época de Botchan'.

El dibujante Jiro Taniguchi y el guionista Netsuo Sekikawa han reciclado el testimonio del escritor Natsume Soseki para para escribir las novelas gráficas que componen la colección La época de Botchan. En esta saga, los autores elaboran su particular visión de la era Meiji (1867-1911), cuando Japón se abrió al mundo mediante una inmensa revolución tecnológica, política y social.

La editorial Ponent Mon publica en España el sexto tomo de la serie, titulado Lluvia de estrellas fugaces. En él, el emperador Meiji, Mutsuhito, verá crecer a un nuevo y violento enemigos, el socialismo.

Taginuchi recorre este fragmento de la Historia a través de personajes muy diferentes entre sí: profesores, prostitutas, carteristas, militantes de izquierda, samurais, estudiantes, judokas, militares y escritores aparecen y desaparecen constantemente del relato. "Antes no tenía ningún interés en particular por la era Meiji -explica Taniguchi para describr su obra-, pero después de leer las historias de Sekikawa entendí que era una oportunidad perfecta para hablar sobre este periodo, que es muy importante para nosotros. Cambió la sociedad y estableció los fundamentos del Japón actual", asegura el dibujante.

Para Netsuo Sekikawa, guionista de la saga, las cosas no han cambiado tanto. "No hay gran diferencia entre las gentes y la sociedad de finales de la era Meiji y las actuales", sostiene el escritor en el prólogo. "Al compartir estos personajes, sus palabras, sus actuaciones, sus preocupaciones y alegrías, todo el dramatismo de su época se vuelve actual", señala Sekikawa, que ideó la trama a través de una multitud pequeñas historias independientes.

Un autor inconfundible

Taniguchi utiliza un trazo limpio y transparente: "Para representar este tipo de impalpabilidad he tenido que inventarme una forma diferente de dibujar", afirma el propio autor. La melancolía y la introspección forman parte de la marca Taniguchi, uno de los dibujantes japoneses con más éxito fuera de su país. "Destaca el punto de vista con el que trata sus historias y su perspectiva casi cinematográfica.También se distingue por la ética de sus personajes, su tempo pausado y su es- tética a la europea. Es in- confundible", resume Ken Niimura, dibujante manga de ascendencia japonesa.


Noticias Relacionadas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad