Jueves, 27 de Septiembre de 2007

Fin de la pesadilla del banco del pueblo en Santander

VIRGINIA ZAFRA ·27/09/2007 - 09:36h

Hace año y medio el barrio santanderino de Monte quedó totalmente paralizado. La cooperativa agraria que servía de banco a casi todos los vecinos -unos 2.500- cerró sus puertas y les dejó sin sus ahorros de toda la vida, lo que inmediatamente provocó la interrupción de las obras en marcha y de la compra de pisos y dejó bajo mínimos cualquier otra actividad económica.

Desde ayer, la localidad mira con más optimismo al futuro y funciona con más alegría. La mayor parte de los 10.000 acreedores dieron su visto bueno al convenio de suspensión de pagos, el mayor habido en España tras Forum y Afinsa, informa Efe.

Gracias a él podrán recuperar el 80% de los ahorros que tenían depositados en la Cooperativa de Monte. Esta cifra, atípicamente alta para lo que se suele recibir en estos casos, se conseguirá gracias a que el Banco Santander absorberá a la entidad y a que el Gobierno de Cantabria actuará como avalista de los créditos de dudoso cobro, que ascienden a 15 millones.

Hospital geriátrico 

La pesadilla para Monte empezó en marzo del año pasado. La cooperativa iba tan bien, según las cuentas que año a año presentaba el gerente, que habían planeado construir un hospital geriátrico con los fondos de la cooperativa. La auditoría realizada para ver si era factible descubrió que la situación no era ni mucho menos boyante. Al contrario: tenía un agujero patrimonial de 8 millones y unos créditos morosos de 15 millones.

A partir de ahí se procedió a la intervención y quedaron bloqueadas las cuentas de ahorro de los clientes, incluídas sus pensiones y sus nóminas. El banco del pueblo había cerrado y se había quedado con todo su dinero. Ya no habría residencia de ancianos, ni reforma del almacén de piensos, ni otros planes. Pero eso era casi lo de menos, porque la mayoría de los vecinos tampoco podrían continuar con su vida normal.

La situación fue tan crítica para algunos que el Gobierno de la comunidad tuvo que adelantar en agosto del año pasado parte de su dinero a 19 familias.Los afectados empiezan ahora a ver la luz, aunque no recuperarán sus ahorros en un tiempo. La mitad llegará a principios de 2008 y la otra mitad, en 2009.

Mientras, todos ellos confían en que la justicia les compense por el sufrimiento que han pasado y condene a los cinco acusados del supuesto fraude cometido en la cooperativa, creada en 1927 para ayudar a los vecinos de esa localidad a financiar sus actividades agrarias.Se tramita contra ellos-con el gerente José Ramón Gómez a la cabeza- una querella por apropiación indebida y delito societario.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad