Jueves, 27 de Septiembre de 2007

Posible renuncia a los consejos autonómicos

FERNANDO GAREA ·27/09/2007 - 07:27h

El Gobierno negocia estos días con los demás grupos parlamentarios para desencallar los dos proyectos de ley de reforma de la Justicia que se tramitan en el Congreso. Las dos reformas de la Ley Orgánica del Poder Judicial fueron impulsadas por el anterior ministro de Justicia, Juan Fernando López Aguilar, y están encontrando resistencias entre los grupos parlamentarios y en el propio Gobierno.

Fuentes parlamentarias aseguran que el Gobierno quiere ahora refundir los dos proyectos de ley en uno sólo y reconstruirlo para poderlo aprobar. En el camino quedará una parte de la reforma impulsada por López Aguilar. Así, es casi seguro que no será aprobada la llamada Justicia de proximidad y es difícil que puedan aprobarse los consejos de Justicia autonómicos.

Los nacionalistas pretenden que esos consejos sigan el modelo del Estatuto catalán que, en la práctica los convierten en transferencia a las comunidades de las competencias del CGPJ. El Gobierno se acerca más al modelo valenciano que opta por consejos autonómicos más próximos a las actuales salas de gobierno de los tribunales superiores. Este apartado podría decaer también.

Es casi seguro que salga adelante la parte de la reforma que afecta a los recursos de casación, para atribuir competencias del Tribunal Supremo a los tribunales superiores. Se trata de desatascar el Supremo y había ya un punto de acuerdo con el PP que se rompió cuando el Gobierno acordó con el resto de grupos la reforma del Tribunal Constitucional.

La otra reforma en la que tiene interés el Gobierno es la de la universalización de la doble instancia judicial, exigida reiteradamente con tribunales internacionales y sobre la que hay ya un acuerdo casi cerrado entre los grupos.