Miércoles, 26 de Septiembre de 2007

La mujer decidida de Emporio y la inocencia de Cavalli dominaron la pasarela de Milán

Agencia EFE ·26/09/2007 - 23:25h

Agencia EFE - Una modelo luce una de las creaciones de Roberto Cavalli en la quinta jornada de "Milano Moda Donna". EFE

La mujer joven y decidida de Emporio Armani y las sugerentes hembras de Roberto Cavalli -revestidas en esta ocasión de un punto de inocencia- dominaron la quinta jornada de "Milano Moda Donna", la pasarela femenina de Milán para la temporada primavera-verano de 2008, que hoy también acogió a Gucci.

La línea más informal de Giorgio Armani mostró a una mujer que con minifalda o pantalón corto demuestra que está "más allá de las tendencias", título con el que la firma bautizó la colección.

Con la llegada de la primavera, el armario Emporio se llenará de colores delicados; grises y celestes a los que se añaden toques metalizados tanto en las mínimas faldas como en camisetas de tirantes que, repletas de piezas relucientes, reavivan el estilo elegante y depurado que caracteriza a la firma.

La casa italiana también propone americanas de marcadas cinturas que dan protagonismo a los hombros y al pecho, y chaquetas de seda negra con efecto metalizado. Tanto las sandalias de tacón como las "manoletinas" a ras de suelo sirven para mostrar a una mujer que camina decidida y sensual.

Los aires de inocencia para una mujer que no descuida su lado más sugerente fue la base de la propuesta por Roberto Cavalli que, con una fastuosa puesta en escena, transformó la pasarela en una sala digna del palacio de Versalles.

Las modelos pasearon un vestidos de todas las longitudes, donde la batista, el "chiffon" y el encaje son los tejidos preferidos para crear vestidos que destacan por sus plisados y tirantes asimétricos.

Cavalli apostó de nuevo por el violeta, que derrochó sobre unos vaporosos vestidos estampados, mientras que detalles como ornamentos perforados sobre ligeros gabanes sirvieron para mostrar ese grado de candidez buscado por el diseñador.

En la próxima temporada, la mujer de Cavalli se decantará por pequeños collares y medallas, y por bolsos y carteras que, con sus intrincados pliegues, recuerdan a ornamentos vegetales.

La casa Gucci, con su diseñadora Frida Giannini, se retrotrajo a la década de 1950 y apostó por una mujer misteriosa y ambigua.

Gucci consiguió su pretensión con chaquetillas y faldas amplias -plisadas o ligeramente acampanadas, pero siempre muy cortas-, en una colección en la que destacaron los motivos gráficos en blanco y negro con algún toque rosa o amarillo.

Su nueva colección también incluyó vestidos largos con detalles de charol, un "look" muy sofisticado que completó con altísimos tacones de aguja.

El desfile de Salvatore Ferragamo, que presenció la modelo alemana Claudia Schiffer, presentó las últimas creaciones de Graeme Black, antes de que la española Cristina Ortiz le sustituya en la dirección creativa.

Ferragamo presentó a una mujer acostumbrada a viajar, de ahí, que su propuesta se base en tejidos ligeros y prácticos, donde no faltan caftánes en "chiffon" y pequeñas chaquetas en ante bordado con volantes.

Los estampados que, entre otros, se inspiraban en fondos marinos, se pudieron ver en una colección muy femenina y primaveral en la que predominaron el azul fuerte, los tonos anaranjados y el rosa, aunque también hubo espacio para los tonos oro y bronce.

Los zapatos de la firma italiana para la próxima temporada tienen textura de reptil y un tacón muy alto, para los que en ocasiones se utiliza el plexiglás.

La diseñadora italiana Alberta Ferretti prefirió visitar el mundo de las diosas mitológicas y combinarlo con el atractivo de las divas atemporales.

Su inspiración cobró vida en atuendos como una camiseta en seda, que se puede convertir en un vestido griego adornado con pequeños detalles como flores de diamantes trabajadas artesanalmente.

La Antigüedad griega apareció también en algunos de los estampados, a base de dibujos de estatuas sobre colores delicados, que sirvieron para crear un punto de ambigüedad entre lo moderno y lo clásico.