Miércoles, 26 de Septiembre de 2007

El "multiverso" predice múltiples versiones de cada persona

J. Y. ·26/09/2007 - 20:42h

De acuerdo a la teoría de los mundos múltiples, los universos se ramifican cada vez que existen dos salidas posibles a un suceso cualquiera. Todos los escenarios posibles derivados de una situación concreta están recogidos en otro universo: el superviviente de una tragedia aérea falleció en un mundo paralelo o, como apunta David Papineau, del King’s College de Londres: “No tiene sentido alegrarse por la victoria de un equipo. En otro universo, ha perdido”.

La idea puede resultar extraña, pero la física teórica, una ciencia pura, se ciñe al método científico, según el cual ninguna teoría es verdadera, y sólo son falsas aquéllas cuya falsedad ha sido demostrada.

La teoría del multiverso sólo tiene sentido si refleja las distintas probabilidades de cada átomo, y por extensión, de cada ser. La consecuencia es que, según esta interpretación de la realidad, toda persona tiene dobles en otros universos.

Cruce de universos

El modelo da pie a fantasear sobre los viajes en el tiempo y los cruces fortuitos entre universos, un filón que la ciencia-ficción ha explotado. La película El hombre que se apareció a sí mismo (1970), dirigida por Basil Dearden y protagonizada por Roger Moore, narra el desdoblamiento de un personaje tras sufrir un terrorífico y casi mortal accidente de tráfico. Al despertar, encuentra que su vida ha sido usurpada por un doble.

¿Simple fantasía? Tal vez. Pero no deja de resultar chocante que, años después, el director de la cinta falleciese en una colisión, en el mismo punto donde se había rodado el accidente. Para la teoría del multiverso no hay casualidades. Todos los escenarios son predecibles, y ocurren.

Noticias Relacionadas