Miércoles, 26 de Septiembre de 2007

Un estudio rechaza la acupuntura en el cáncer

Los expertos discuten hace tiempo sobre la posibilidad de que la acupuntura sea útil para acabar con la desazón que acompaña a los tratamientos más comunes frente a las enfermedades oncológicas, la radioterapia y la quimioterapia.

En concreto, la mayoría rechaza la capacidad de esta milenaria técnica oriental de aliviar las náuseas asociadas a la radioterapia y la quimioterapia

AINHOA IRIBERRI ·26/09/2007 - 20:21h

Los expertos discuten hace tiempo sobre la posibilidad de que la acupuntura sea útil para acabar con la desazón que acompaña a los tratamientos más comunes frente a las enfermedades oncológicas, la radioterapia y la quimioterapia.

En concreto, la mayoría rechaza la capacidad de esta milenaria técnica oriental de aliviar las náuseas asociadas a estos dos tratamientos. 

Un nuevo estudio  da la razón a los críticos y demuestra que esta llamada terapia alternativa es incapaz de demostrar su utilidad de forma científica.

Para clarificar la cuestión, un equipo de la Universidad de Linköping (Suecia) estudió a 215 pacientes de cáncer: 58 seguían un tratamiento de quimioterapia y radioterapia, y los 157 restantes sólo se trataban con el segundo procedimiento.

La mitad de los participantes en el estudio se sometió a acupuntura y la otra mitad, a un tratamiento similar pero falso.

El porcentaje de pacientes que experimentó náuseas fue muy similar en los dos grupos –sobre el 65% entre los tratados sólo con radioterapia y el 80%, entre el resto–.

Los resultados fueron presentados ayer en la Conferencia Europea del Cáncer (ECCO) que se celebra estos días en Barcelona.

Efecto placebo

Lo más curioso del estudio es que, pese a que la acupuntura no probó reducir las náuseas asociadas a los tratamientos, los pacientes de los dos grupos quedaron encantados con los efectos.

Así, el 66% de los enfermos que había recibido acupuntura y el 71% del grupo placebo declaró estar muy interesado en someterse a la técnica oriental de nuevo si requirieran más radioterapia.

La investigadora principal, Anna Enblom, afirma: “El estudio puede indicar que las actitudes y las expectativas juegan un papel importante en cómo se sienten los efectos de una terapia”.