Miércoles, 26 de Septiembre de 2007

El nuevo lobby de telecos ofrece una inversión de 60.000 millones en redes

Será necesario reforzar las infraestructuras para afrontar un incremento del 600% en el tráfico de datos. El ministro Clos dijo que "recoge el guante".

ANA TUDELA ·26/09/2007 - 18:26h

Representantes de Redtel con el ministro de Industria, Joan Clos (centro). EDU PARRA

El tráfico de datos (Internet; correo electrónico; televisión por ADSL, cable y móvil, etc.) que discurre por las redes de telefonía españolas, crecerá el 600% en los próximos dos años. Y para disponer de las autopistas de dos direcciones (descarga de datos y subida de los mismos por el fenómeno Web 2.0) es necesario invertir más de 60.000 millones de euros en la próxima década. Ésta es la tarjeta de presentación que ha utilizado hoy en su aparición en sociedad Redtel, la nueva asociación que reúne a Telefónica, Vodafone, Orange y Ono.

El momento elegido para unirse al margen de las tradicionales asociaciones empresariales del sector, no es arbitrario. Estas cuatro compañías saben que tienen el pulmón financiero para hacer frente al reto del desarrollo de la Sociedad de la Información, bandera de gobiernos de cualquier signo. Las avala haber efectuado la mayor inversión en infraestructuras de telecomunicaciones en España (17.000 millones de euros, según sus propios cálculos).

Consecuencias para la competencia 

Pero en su esquema de lobby tienen claro lo que quieren exigir del Gobierno nacional y comunitario, en pleno debate a nivel europeo sobre el futuro de las redes y las consecuencias en la competencia. El presidente de Redte, Miguel Canalejo, ha lanzado el mensaje hoy mismo. Hay que "crear cuanto antes un entorno favorable en los ámbitos normativo, fiscal y social, con el fin de favorecer las inversiones y el ritmo de despliegue de redes".

Ese entorno favorable estaría restringido a aquellas compañías que tiendan sus propias redes, lo que terminaría con buena parte del esquema de competencia desarrollado en telefonía fija durante los últimos siete años y basado en el alquiler de la red a Telefónica por sus competidores, quienes implantaban sobre ésta equipos propios de ADSL. 

El ministro de Industria, Joan Clos, recibió estas demandas con interés y dijo recoger "el guante para una colaboración leal con las operadoras que permita desarrollar la Sociedad de la Información". 

Las firmas que integran Redtel, a base de compras, engloban actualmente en sus activos, no sólo las redes ubicuas de fijo y móvil de Telefónica y la red móvil de Vodafone, sino también la de la antigua Amena, así como toda la infraestructura de cable que se integró al unirse Ono y Auna.

Fuera de su influencia quedan cada vez menos compañías, una vez que Ya.com ha sido adquirida por Orange. Faltaría básicamente Jazztel y Tele2 en fijo y quedarían los recién nacidos operadores virtuales de móvil (utilizan la red de uno de los tradicionales) y Yoigo, con parte de red propia y parte alquilada a Vodafone. 

Telefónica es quien ha lanzado el órdago más claro a la administración, lo que incomoda incluso a alguno de sus socios en Redtel. Se ofrece a realizar inversiones llevando fibra óptica hasta las casas y alcanzando velocidades de 100 Megas por segundo pero sólo allí donde exista competencia en redes. En otras zonas utilizará evoluciones del ADSL como el VDSL que permitan alcanzar los 50 Megas por segundo.  Y donde no sea rentable ni una opción ni otra pide que sea la iniciativa pública quien cubra la inversión. La CMT, regulador del sector, no ha visto de momento con malos ojos esta fórmula de crear una España de acceso a Internet a tres velocidades. 

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad