Miércoles, 26 de Septiembre de 2007

Camilla debuta en el museo de cera Madame Tussauds

Agencia EFE ·26/09/2007 - 19:54h

Agencia EFE - Camilla Parker Bowles, esposa del príncipe Carlos de Inglaterra, se convirtió hoy en la nueva inquilina del famoso museo de cera londinense Madame Tussauds. EFE

Camilla Parker Bowles, esposa del príncipe Carlos de Inglaterra, se convirtió hoy en la nueva inquilina del famoso museo de cera londinense Madame Tussauds.

Según informó la popular atracción turística, la figura de la duquesa de Cornualles se ha instalado provisionalmente un poco alejada de la de su esposo, heredero a la Corona y príncipe de Gales, si bien ambas esculturas se exhibirán juntas en el futuro.

La estatua de Camilla se encuentra en la llamada "zona real", donde también se alzan las reproducciones a tamaño real de otros miembros de la realeza, como la reina Isabel II y los dos hijos de Carlos, los príncipes Guillermo y Enrique.

No obstante, la duquesa no ha podido librarse de su antigua adversaria, la princesa Diana de Gales, quien le acusó del fracaso de su matrimonio con el heredero al trono y cuya escultura no le quita ojo a poco más de cuatro metros.

Camilla luce un traje de falda y chaqueta de color azul celeste, que vistió en las famosas carreras de caballos de Ascot en 2005, así como un par de zapatos color crema de LK Bennet y un bolso de Philip Treacy donados por la propia duquesa.

La esposa del primogénito de Isabel II posó en Clarence House, residencia oficial del príncipe de Gales en Londres, para el artista Stephen Mansfield, que tardó cuatro meses y medio en completar la obra.

Según Mansfield, Camilla encontró "divertido" su proceso de trabajo, que incluyó la toma de fotografías desde diversos ángulos.

La nueva inquilina se instaló en el museo más de dos años después de casarse con el príncipe Carlos, con quien ha mantenido, empero, una relación sentimental intermitente durante más de tres décadas.

"Cuando el príncipe de Gales se casó con la duquesa de Cornualles, no había mucho interés del público en tenerla aquí", aunque "en los últimos doce meses, se ha producido una oleada de apoyo general", dijo Ben Lovett, portavoz del Madame Tussauds.