Miércoles, 26 de Septiembre de 2007

La corrupción sigue restando recursos al desarrollo de la educación y la salud

Agencia EFE ·26/09/2007 - 18:34h

Agencia EFE - En el Índice de Percepción de Corrupción de Transparencia Internacional, España mantiene un descenso gradual iniciado en el 2004 hasta alcanzar una puntuación de 6,7. En la imagen una protesta contra la corrupción en las calles de Marbella (Málaga). EFE

La corrupción sigue suponiendo "una sangría enorme" en los recursos necesarios para la educación, la salud y las infraestructuras, según advirtió hoy la presidenta de Transparencia Internacional (TI), Huguette Labelle, al divulgar el Índice de Percepción de Corrupción 2007 de la organización.

En una escala de 0 a 10 (de más a menos corrupción), Somalia y Birmania comparten, con una puntuación de 1,4, el último puesto, seguidos de países inmersos en graves conflictos como Afganistán, Irak, Birmania, Somalia y Sudán.

Por el contrario, los países nórdicos europeos, como Dinamarca y Finlandia, y Nueva Zelanda son los que obtienen las mejores puntuaciones, con una calificación de 9,4.

España mantiene un descenso gradual iniciado en el 2004 hasta alcanzar una puntuación de 6,7 en el presente ejercicio, como consecuencia de la especulación urbanística en el país.

El Índice destaca como Italia, Croacia, República Checa y Rumanía, entre otros, han mejorado sus posiciones, mientras que Austria, Jordania o Tailandia han experimentado un empeoramiento en los niveles de percepción de corrupción.

"Los países con peor puntuación deben tomarse estos resultados en serio y actuar ahora para reforzar la responsabilidad de las instituciones públicas", añadió la presidenta de TI, organización que lucha contra la corrupción y que tiene su secretariado internacional en Berlín.

El Índice de Percepción de Corrupción 2007, el más amplio llevado a cabo hasta ahora al analizar 180 países y territorios, pone de manifiesto que la fuerte correlación entre corrupción y pobreza continúa siendo evidente.

Llama la atención que aproximadamente tres de cada cuatro países están por debajo del 5 y además el 45 por ciento de ellos obtienen posiciones inferiores al 3.