Miércoles, 26 de Septiembre de 2007

Rosa Díez confía en que UPD llegue a ser la "pieza clave para la formación del nuevo Gobierno"

Agencia EFE ·26/09/2007 - 15:30h

Agencia EFE - La promotora de "Unión, Progreso y Democracia" Rosa Díez, durante su intervención en un desayuno informativo organizado por Nueva Economía Fórum. EFE

La ex dirigente socialista Rosa Díez aseguró hoy que el objetivo de su nuevo partido político, cuya formación ha capitaneado junto al filósofo Fernando Savater, será "defender sin complejos ni hipotecas al Estado" y confió en llegar a ser "pieza clave para la formación del nuevo Gobierno de España".

Durante un desayuno informativo organizado por Nueva Economía Fórum, Díez y Savater comentaron algunas de las líneas básicas del ideario de su nuevo partido, surgido de la plataforma Basta Ya y denominado Unidad, Progreso y Democracia (UPD), que será presentado oficialmente el próximo sábado en Madrid.

Ambos convinieron en que crear esta nueva fuerza política con vocación nacional era necesaria para preservar la igualdad entre todos los ciudadanos y para "obligar" a los dos grandes partidos a comportarse, "en términos de españoles", en la defensa del Estado.

"No podemos permitir a los electores resignarse a elegir entre un partido que no les gusta y otro que odian", apuntó Savater.

En este sentido acusaron al PP y al PSOE de "tirarse los trastos a la cabeza" como forma de hacer política y denunciaron que en la última legislatura el Gobierno ha supeditado las políticas de Estado a "partidos árbitros", que "no creen en el Estado".

"Lo que toca ahora es regenerar la democracia española", prosiguió Díez, quien advirtió de que en los últimos años "se han tirado por tierra" los consensos democráticos básicos y "todo" ha sido sometido a revisión.

"A mí no me preocupan los trozos de mapa", dijo la ex dirigente del PSE, quien sin embargo alertó de que si "se cae un trozo de mapa" se producen situaciones de desigualdad entre los ciudadanos, como sucedió, dijo, con la aprobación del Estatut.

Díez aseguró que ese modelo de Estado es "inviable pero, sobre todo, no es democrático".

En términos similares se manifestó Fernando Savater, quien señaló que España no puede ser una serie de "reinos de taifas unidos por pegamento constitucional", sino "un Estado formado por ciudadanos".

Savater extendió su crítica al modelo autonómico y la achacó a la "voracidad" de unos nacionalistas "sobredimensionados" y a la inconcreción de las leyes. "Ese modelo es un fracaso", dijo.

Por su parte, Díez indicó que, aunque no cree que el modelo autonómico haya fracasado, después de treinta años de funcionamiento "merece la pena que sea revisado".

Además enumeró algunos puntos del futuro programa electoral como una reforma constitucional que delimite "por escrito" las competencias respectivas del Estado, las CCAA y los municipios, o la revisión de la Ley Electoral con una vía de doble circunscripción: una territorial y otra nacional.

En cuanto a los resultados electorales del próximo marzo, Díez aventuró que recabarán votos de "parte de la izquierda tradicional", de la "izquierda desencantada" y, sobre todo, del "20 por ciento de gente que se abstiene, pero no es abstencionista".