Sábado, 1 de Diciembre de 2007

Hallada sustancia para explosivos en el coche abandonado por los etarras en la huida

EFE ·01/12/2007 - 12:17h

EFE - Agentes de la policía española permanecen en la fontera de Biriatu, entre España y Francia, tras el atentado terrorista cometido esta mañana en la localidad francesa de Cap Breton, en el departamento de Las Landas, en el que un guardia civil ha muerto y otro ha resultado herido tras ser tiroteados por presuntos etarras.

La policía ha hallado una sustancia de clorato, que puede servir para hacer explosivos, en el coche abandonado por tres presuntos etarras en su huida tras matar hoy a tiros a un guardia civil español y herir gravemente a otro en Capbreton (suroeste de Francia).

Se trata del Peugeot 307 en el que los presuntos etarras, dos hombres y una mujer de unos 30-35 años de edad, se dieron a la fuga tras el tiroteo ocurrido en torno a las 09:30 locales (08:30 GMT), indicaron a Efe fuentes próximas a la investigación.

El registro del vehículo no ha concluido, precisaron las fuentes.

Expertos de la policía científica francesa peinan el coche, que los presuntos etarras abandonaron en la localidad de Haut Mauco, cerca de Mont-de-Marsan (Landas).

El vehículo, con una matrícula falsa, había sido robado en julio pasado en el departamento de Cher (centro de Francia).

En la citada localidad, los presuntos etarras robaron otro coche, del mismo modelo, secuestrando a la conductora a la que soltaron poco antes de las 13.00 locales (12:00 GMT) cerca de Leognan, al sur de Burdeos. La dejaron atada a un árbol para que no diera la alerta de inmediato.

La mujer pudo dar a los investigadores una descripción de sus secuestradores, que no iban encapuchados.

Los investigadores desconocen si luego los presuntos etarras se deshicieron de ese segundo coche. Por lo menos hasta el momento no ha aparecido, dijeron las fuentes.

Cientos de agentes están movilizados en el plan "Epervier" activado en el suroeste de Francia por las fuerzas del orden para tratar de localizar y capturar a los dos hombres y la mujer implicados en esta acción sin precedentes en Francia y que es el primer atentado mortal perpetrado por ETA desde que anunció el fin de la tregua el pasado junio.

Otros muchos policías siguen presentes en el lugar de los hechos en Capbreton. La investigación está a cargo de la Subdirección Antiterrorista (SDAT), cuyo responsable está en la localidad, junto con la jefa de la fiscalía antiterrorista de París.

Los dos guardias civiles, que no estaban armados, participaban con colegas franceses en una operación de vigilancia de etarras en la zona.

Los expertos de la policía científica buscan huellas dactilares y otros elementos de ADN en la cafetería donde los dos agentes coincidieron de forma fortuita con los presuntos etarras.

Los dos guardias civiles fueron tiroteados por los dos hombres cuando, después de salir de la cafetería, estaban en el aparcamiento del centro comercial a punto de subir a su coche, que llevaba matrícula del Ministerio francés de Interior.

"No sabemos por qué se han debido reconocer y el resultado es que cuando han salido los guardias civiles han salido detrás los tres etarras, dos hombres y una mujer. Ha habido una discusión y ha acabado con un tiroteo", explicó el ministro español de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, en una rueda de prensa conjunta con su colega francesa, Michèle Alliot-Marie, esta tarde en Capbreton.

Rubalcaba añadió que si bien este extremo está pendiente de confirmación, "al parecer desde dentro de la cafetería se han escuchado gritos fuera, por tanto ha debido haber gritos o una conversación".