Sábado, 1 de Diciembre de 2007

Una cámara oculta prueba los malos tratos de una niñera

Los padres de un crío de año y medio grabaron a la mujer al sospechar de ella.

ARTURO DÍAZ ·01/12/2007 - 22:09h

Una pareja de Villarrubia de los Ojos (Ciudad Real) ha denunciado a la cuidadora de su hijo de un año y medio por maltratarle cuando estaba en casa con él mientras sus padres trabajaban, según publicó La Tribuna de Ciudad Real.

La prueba de las supuestas agresiones al niño la obtuvieron tras instalar una cámara oculta en una habitación de su domicilio al ver el comportamiento anómalo del crío. El niño tenía moratones, se echaba a los
brazos de los padres con ansiedad cuando estos llegaban a casa y parecía que tenía mucha hambre, así que comenzaron a sospechar del comportamiento de la niñera.

El alcalde del pueblo, Fernando García Santos, asegura que en el vídeo se puede ver cómo la niñera pega tortas al chaval y le mete la comida en la boca a manotazos.

A la espera de juicioLa madre del niño trabaja en el restaurante La Barra como cocinera desde hace cuatro años y el padre, en una fábrica de puertas.

El dueño del bar aseguró a Público que la mujer “está muy afectada” y de baja laboral desde que denunciaron los hechos hace cuatro días. La Guardia Civil detuvo a la cuidadora el pasado miércoles tras el visionado de la grabación. La mujer presuntamente matratadora se encuentra en libertad a la espera de someterse a juicio en el juzgado de Daimiel.

El matrimonio lleva cinco años viviendo en Villarrubia (10.400 habitantes) donde se encuentran bien integrados. Son rumanos, igual que la niñera, M.M.P. de 23 años que, según el alcalde, proviene del mismo lugar de Rumanía que los padres.

Teresa es una cuidadora del Centro de Atención a la Infancia Guadiana, donde los padres dejaban al niño unas horas, igual que hacían en otros momentos con la cuidadora. Afirma que sus compañeras, que se hacen cargo del pequeño, han visto la cinta donde “la maltratadora golpea al bebé y le quita la comida”. En cuanto tuvieron la prueba incriminatoria, la entregaron a la Guardia Civil.