Sábado, 1 de Diciembre de 2007

Más de 2.000 objetos ilustran un libro que plasma el paso de los Beatles por la España de los 60

EFE ·01/12/2007 - 22:50h

EFE - El libro "Beatles Made in Spain" recoge más de 2.000 ilustraciones que reflejan los más variados objetos, en los que el cuarteto de Liverpool imprimió su sello y revolucionó la España de la década de los 60.

El libro "Beatles Made in Spain", que se ha presentado hoy en Valencia, recoge más de 2.000 ilustraciones que reflejan los más variados objetos, desde discos de vinilo a llaveros o partituras, en los que el cuarteto de Liverpool imprimió su sello y revolucionó la España de la década de los 60.

Los autores de la obra, Javier Tarazona (Valencia, 1947) y Javier de Castro (Barcelona, 1965), han recorrido durante cerca de dos años distintas ciudades de España en un viaje por los recuerdos que más de 200 coleccionistas han acumulado en forma de cuadernos escolares, banderines, carteles, tebeos, postales, juguetes o álbumes de cromos.

En declaraciones a EFE, Tarazona ha explicado que el libro, editado por Milenio con el subtítulo "Sociedad y recuerdos en la España de los 60", propone un recorrido, "siempre con los Beatles como hilo conductor", por un país sometido a los dictámenes de un régimen que "estaba en contra de los movimientos de peludos, yeyés y descerebrados".

Tarazona y De Castro, que entonces sólo eran niños, han ordenado las piezas de esa época al catalogar más de 3.000 objetos producto de la "Beatlemanía", de los que sólo dos tercios han encontrado un lugar en las 310 páginas de esta obra.

Para configurar este libro, los autores han contado con la colaboración de personas que trataron a los Beatles durante su visita a España en 1965, cuando ofrecieron un concierto en Barcelona y otro en Madrid, entre los que se encuentra Kike Pérez, que los fotografió en el hotel en el que se alojaron en la Ciudad Condal.

Los cuatro músicos británicos ya habían visitado España como turistas en 1963 y volverían para rodar una película en 1966, cuando la "Beatlemanía" que había germinado en Estados Unidos ya se había expandido por toda Europa y sus rostros estaban impresos en decenas de productos cotidianos.