Sábado, 1 de Diciembre de 2007

La rumana '4 Luni, 3 Saptamini si 2 zile' triunfa en los premios del cine europeo

La película española Alumbramiento, de Eduardo Chapero-Jackson, ganó el premio como mejor cortometraje en una gala ensombrecida por la ausencia de última hora de Godard, que iba a ser homenajeado en la 20ª edición.

EFE ·01/12/2007 - 21:06h

EFE - El director de cine rumano Cristian Mungiu recibió los premios a Mejor Película y Mejor Director del cine europeo.

La Academia del Cine Europeo (EFA) "tragó" en su 20 aniversario con la premeditada ausencia de su principal homenajeado, Jean-Luc Godard, pero rompió una lanza en favor del cine comprometido de Rumanía e Israel y compensó al cine español al premiar el corto de Eduardo Chapero-Jackson, Alumbramiento.

Un emocionado Wim Wenders, fundador de la EFA, intentó explicarse a sí mismo y al público, reunido en una nave industrial a orillas del río Spree, "el cambio de opinión por complejas razones teóricas" de Godard, que decidió la víspera no acudir a la gala, porque no tenía la impresión de haber hecho "carrera" en el cine.

"No te dimos el premio para arrancar sonrisas condescendientes, sino para mostrarte nuestro amor y nuestro respeto", dijo el realizador de El cielo sobre Berlín. "El cine europeo no sería el mismo sin ti", apuntó Wenders.

La triunfadora, la rumana 4 Luni, 3 Saptamini si 2 zile

La EFA rompió una lanza en favor de la templanza con la que el rumano Cristian Mungiu narra, en 4 Luni, 3 Saptamini si 2 zile ("4 meses, 3 semanas y 2 días"), la historia de las dificultades que encuentra una joven en los tiempos de la dictadura de Ceauceuscu para practicar un aborto.

La película de Mungiu, galardonado con la Palma de Oro en Cannes, hizo doblete en Berlín: no sólo fue considerada la mejor película del año en Europa, sino que también recibió el premio al Mejor Director.

Si bien estaba cantado que, después del Oscar, la británica Helen Mirren barrería en Berlín con el premio a la mejor actriz por su papel de Isabel II en The Queen, como ocurrió, sí sorprendió la contrapartida masculina, que fue para el israelí Sasson Gabai por Bikur Hatizmoret (The band's visit), desplazando a otros candidatos como James McAvoy o Michel Piccoli. Y no fue el único premio para este drama sobre la comunicación. Eran Kolirin fue distinguido como "nuevo descubrimiento" por el guión de Bikur Hatizmoret.

El corto español se reivindica 

El cine español, que en esta edición tenía todas las papeletas para irse de vacío, al carecer de candidaturas en las principales categorías, se impuso sin embargo a otras doce producciones europeas en la categoría de cortos.

Alumbramiento, del madrileño Eduardo Chapero-Jackson, León de Oro al mejor corto europeo en la Mostra de Venecia, narra una historia familiar, que gira en torno a la muerte. El madrileño, que ya tiene entre manos su primer largo, agradeció a los fondos europeos y a la EFA "el apoyo que concedéis a los cortometrajes", y citó a Fernando Fernán Gómez como "uno de los grandes" del cine español.

Emmanuelle Béart, esta vez de cabellera oscura, y el alemán Jan Josef Liefers, le dieron el toque europeo y políglota, mientras la estrambótica banda finlandesa de los Leningrad Cowboys puso la nota de "anti-glamour" que viene siendo habitual en la aburrida ceremonia de los premios de la EFA.

La española Alatriste, entre las candidatas al Premio del Público, tuvo que ceder sus aspiraciones en beneficio de La Sconosciuta, del maestro italiano Giuseppe Tornatore, que se encargó de presentar el catalán Sergi López. Aunque The Queen partía como clara favorita con siete candidaturas, la cinta del británico tuvo que contentarse con dos galardones, el de mejor actriz y el de composición musical para Alexandre Desplat.

Das Parfum, del alemán Tom Tykwer (coproducida también por España) recibió dos galardones, por la fotografía de Frank Griebe y la producción de Uli Hanisch. También al germano-turco Fatih Akin le tocó parte del pastel, tan salomónicamente repartido, aunque tuvo que contentarse con el Mejor Guión, por Auf der anderen Seite.

Causó decepción la ausencia del cineasta franco-suizo Godard, que compensó el director de fotografía alemán Michael Ballhaus, también premiado por su obra al lado de grandes directores como Martin Scorsese. Y como diva se comportó Jeanne Moreau, que a sus 79 años obligó al público a sentarse, soltó algún que otro taco, y, con una elegante conjunto en blanco y negro, recordó las bondades del mundo del cine.