Miércoles, 26 de Septiembre de 2007

La longevidad de las obras de Damien Hirst, en tela de juicio

Agencia EFE ·26/09/2007 - 13:13h

Agencia EFE - Foto de archivo del artista británico Damien Hirst junto a un tiburón disecado, el 1 de junio de 2007, durante el lanzamiento de su nueva exhibición "Muerte explicada", en la galeria The white Cube en Londres. EFE

Comprar una obra del británico Damien Hirst, acaso el artista vivo más cotizado en el mercado internacional, tiene sus inconvenientes, según demuestra lo ocurrido con dos de sus instalaciones que le han dado polémica fama.

Después de que se descubriese que su famoso tiburón en formol estaba descomponiéndose, la titulada "Madre e hijo, divididos" ha tenido que ser enviada al estudio del artista por una fuga del formol en que están suspendidos los cadáveres seccionados de una vaca y su ternero.

La instalación forma parte desde 1997 de la colección permanente del Museo de Arte Moderno Astrup Fernley, de Oslo, cuando se descubrió en junio el escape de ese líquido en uno de los tanques, informa la revista especializada "The Art Newspaper".

El director el museo noruego, Gunnar Kvaran, explicó que la fuga, muy pequeña, se debió al daño sufrido por el cristal protector y agregó que seguramente el seguro tendrá que pagar ahora los costos de conservación.

Aunque el daño afectó sólo a uno de los cuatro tanques de que consta la instalación, se decidió devolverlos todos.

"La presión del tanque es enorme. Observamos un pequeño escape por el fondo y la enviamos inmediatamente (al estudio del artista)", explicó al periódico Grete Arbu, directora de las colecciones del museo.

Se cree que el museo de Oslo pagó por esa instalación 135.000 libras (192.850 euros) a la galería londinense White Cube en 1996, y desde entonces ha adquirido otras obras de Hirst.

Una nueva versión de "Madre e hijo, divididos" podrá verse la próxima semana en la retrospectiva que dedica la galería Tate de Londres a todos los ganadores del premio Turner.

Una portavoz de la empresa de Hirst, Science Ltd, confirmó que se está reparando el tanque dañado y precisó que el artista ha hecho una nueva versión para esa retrospectiva.

El año pasado, Hirst tuvo que reemplazar ya su tiburón, titulado "La Imposibilidad Física de la Muerte en la Mente de Alguien Vivo" por otro nuevo porque el original estaba muy deteriorado.

El tiburón fue adquirido hace tres años por el coleccionista estadounidense Steve Cohen a Charles Saatchi en un trato negociado por la galería Gagosian, de Londres.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad