Sábado, 1 de Diciembre de 2007

Un gran Arsenal remonta en la primera parte para sufrir en la segunda

EFE ·01/12/2007 - 19:22h

EFE - El jugador del Chelsea, Didier Drogba (c), de Costa de Marfil, celebra con sus compañeros un gol. Hoy marcó Joe Col en claro fuera de juego.

El Arsenal sufrió hoy en el Villa Park para llevarse tres valiosos puntos (1-2) que lo consolidan como líder de la Liga inglesa, a la espera de lo que hagan el domingo el Liverpool ante el Bolton y el lunes el Manchester United ante el Fulham.

El Aston Villa marcó cuando los 'Cañoneros' desplegaban su mejor juego, a ratos de salón, con mucha circulación y toque de balón. Sin embargo, gracias a la vuelta del francés Matthieu Flamini y a la recuperación del bielorruso Alexander Hleb, pasó de nuevo la prueba y remontó un partido muy complicado con goles del propio Flamini y el togolés Emmanuel Adebayor.

El choque se puso de cara para el conjunto de Birmingham gracias a un gol de Craig Gardner tras un balón que nació de los pies del ex valencianista John Carew.

Pero sólo diez minutos después una buena combinación de Eboue y Sagna terminó a los pies de Flamini, que remachó a la red de Carson.

Pasada la media hora una nueva combinación en la banda izquierda en la que participaron Eboue y Sagna y también Hleb acabó en un remate de cabeza de Adebayor que situó al Arsenal por delante.

Los primeros minutos de la segunda parte vieron sufrir al líder de la 'Premier', agazapado como no se le ve desde hace tiempo en el campeonato doméstico.

El cuadro de Arsene Wenger volvió a sufrir la ausencia de Cesc Fábregas en el centro del campo, sobretodo en una segunda parte en la que los de Wenger se vieron ahogados por la medular que situó Martin O'Neill, técnico de los 'villanos'.

El Aston Villa pudo quedarse con diez tras una patada de John Carew a Alexander Hleb. En la misma jugada, de forma paralela, Bouma se quejó de un codazo de un centrocampista del Arsenal. La cosa quedó en amarilla para Carew, la lesión de Hleb -sustituido por Walcott- y una tregua muy necesaria para los 'gunners'.

El armisticio, sin embargo, duró el tiempo que tardó el Aston Villa en coger aire. Un nuevo balón al área de Almunia acabó en el larguero del español, ya batido, tras un espectacular remate de Carew.

Eran los mejores momentos del equipo local, que comprobaba cómo el Arsenal había dado por perdida la batalla del centro del campo, hasta el punto de que la posesión en la segunda parte fue casi por completo para los locales.

En todo caso, el Villa acabó por pagar su desgaste físico y languideció mientras la parroquia de villanos aumentaba decibelios para mandar a los suyos hacia arriba.

Impotente, el joven extremo Ashley Young simuló una zancadilla en el área del Arsenal -los ingleses también se saben tirar- pero el árbitro sólo consideró la acción como un simulacro del local y le amonestó con tarjeta amarilla.