Sábado, 1 de Diciembre de 2007

El dueño del Liverpool define la polémica con Benítez como un "gran malentendido"

EFE ·01/12/2007 - 19:48h

EFE - El entrenador del Liverpool, el español Rafa Benítez, da instrucciones a su jugador Peter Crouch antes de hacerlo entrar al partido de la Liga de Campeones contra el FC Porto.

El copropietario del Liverpool Tom Hicks zanjó la polémica con el entrenador del club, el español Rafa Benítez, al definir lo sucedido la semana pasada como un "gran malentendido" y descartó que fuera a vender sus acciones, contradiciendo así lo publicado el viernes en Inglaterra.

Rafa Benítez y los dueños del Liverpool, los norteamericanos Tom Hicks y George Gillett, protagonizaron un cruce de declaraciones durante los últimos días que, magnificados por la prensa británica, desataron una serie de rumores que apuntaban la salida del español del equipo.

Incluso se llegó a especular con la posibilidad de que Hicks vendiera parte de sus acciones, circunstancia que negó el estadounidense.

"Simplemente quiero dejarlo claro, no voy a vender ninguna de mis acciones a nadie. No tengo ni idea de por qué alguien pueda pensar eso. Es una estupidez", afirmó.

Respecto de su polémica con Benítez explicó: "Ha sido un gran malentendido inflado de forma desproporcionada. George y yo estamos felices de ver que todo ha vuelto a la calma".

"Tenemos un gran partido el domingo contra el Bolton, un gran partido contra el Marsella (en 'Champions League') y un gran partido frente a nuestros vecinos del este (el Manchester United el 16 de diciembre) y lo importante es que el equipo está jugando mejor", añadió Hicks.

Respecto de las críticas vertidas hacia él y su socio por dirigir el club a distancia, Hicks explicó a la página web del club que Foster Gillett, hijo de George Gillett, cuida los intereses de ambos en Anfield.