Sábado, 1 de Diciembre de 2007

EEUU se pone a un paso de conquistar la Copa Davis

Las victorias de Andy Roddick y de James Blake ante Dmitry Tursunov y Mikhail Youzhny dejan las cosas muy de cara para los hermanos Bryant en el dobles.

AGENCIAS ·01/12/2007 - 17:32h

AFP - James Blake saluda al capitán del equipo de EEUU de la Copa Davis, Patrick McEnroe.

Un sólo triunfo separa a los Estados Unidos de conseguir su trigésimo segunda "Ensaladera de Plata" y la primera desde hace 12 años, gracias a los puntos que le dieron Andy Roddick y James Blake frente a Rusia, en la jornada inaugural de la final de la Copa Davis.

El primero lo hizo con una victoria cómoda y pronosticada, conforme a su condición de sexto jugador del mundo, y muy superior al ruso Dmitry Tursunov, sin respuestas a la potencia del "cañón de Nebraska", ni convencimiento personal que con su juego podía intentar la victoria.

Un marcador final de 6-4, 6-4 y 6-2 dejó súper feliz a Roddick, que tiene una marca perfecta de 6-0 este año en la Copa Davis, y muy agradecido con los 12.000 aficionados que llenaron las gradas del Memorial Coliseum de Portland para animarlo.

Roddick lo hizo con 25 aces, más garra que nunca en su juego, un gran resto, y el convencimiento que era superior a un rival que no daba la impresión de representar al equipo que defiende el título de campeones de la Copa Davis.

Blake hizo el partido de su vida 

Pero si Roddick, como número estadounidense había conseguido el punto esperado por todos, no estaba tan claro que Blake, que salía de dos, pudiese superar la prueba de fuego que era el fornido Mikhail Youzhny, con quien el capitán del equipo ruso, Shamil Tarpischev, dio la sorpresa antes del sorteo al preferirlo por Nicloláy Davydenko, cuarto del mundo.

La estrategia de Tarpischev no era tan descabellada, estaba convencido de que Youzhny podría ganar el punto que necesitaban si hacía su mejor juego y enfrente tenía al Blake normal de la competición de los torneos profesionales. Todo lo había calculado bien Tarpischev, menos que en la pista portátil, de superficie dura "premier", montada en el Memorial Coliseum, iba a surgir la mejor versión de Blake para jugar el "partido de su vida".

Después de tres horas y 28 minutos de maratoniano esfuerzo, Blake, decimotercero del mundo, se erigía como vencedor del partido ante Youzhny con un marcador favorable de 6-3, 7-6 (4), 6-7 (3) y 7-6 (3), que dejaba a Estados Unidos con la gran victoria de la jornada y la ventaja, casi decisiva, de 2-0 en la eliminatoria al mejor de cinco.

Solamente un equipo, el de Australia, en la final de 1939, disputada contra Estados Unidos, en Haverford (Pensilvania), remontó un parcial adverso de 0-2 para al final llevarse el título con tres triunfos consecutivos.

Ahora Rusia depende de lo que haga la pareja de dobles formada por Igor Andreew y Davydenko, si es que Tarpischev la mantiene, cuando se enfrenten a la número uno del mundo, los gemelos estadounidenses Bob y Mike Bryan, que sólo han perdido un partido de los trece que llevan disputados en la Copa Davis.