Sábado, 1 de Diciembre de 2007

El dueño del Liverpool niega que tenga problemas con Benítez

Dice que la disputa se "ha exagerado" y que todo "ha sido un malentendido".

AGENCIAS ·01/12/2007 - 16:28h

El entrenador del Liverpool, el español Rafa Benítez, celebra tras la victoria en Champions contra el Oporto. EFE

Tom Hicks, el empresario estadounidense copropietario del Liverpool junto a George Gillett Jr desde el pasado febrero, ha manifestado que la disputa con Rafael Benítez, técnico del conjunto inglés, "ha sido exagerada sobremanera" por los medios y que todo "ha sido un malentendido", afirmando que están muy contentos con la marcha del equipo y que no piensan vender sus acciones a pesar de lo que se comentó en la prensa británica.

Benítez criticó en público la semana pasada a los dueños de los 'reds' por no zanjar su supuesta puesta en el mercado, según habían publicado varios periódicos ingleses. Sin embargo, Hicks quiso quitar hierro al asunto y prefirió hablar del futuro del equipo, que busca recortar la diferencia de seis puntos con el Arsenal, líder la 'Premier', y el pase para los octavos de final de la 'Champions', que se jugaran contra el Marsella el próximo martes 11 de diciembre.

"Tenemos un gran partido este domingo contra el Bolton, otro muy importante contra el Marsella y otro frente a nuestros vecinos del Manchester United y lo más importante es que el equipo está jugando mejor", comentó el americano.

La afición apoya a Benítez 

Hicks eludió comentar el apoyo de la afición de Anfield a su entrenador, que el pasado miércoles, después de la victoria por 4-1 ante el Oporto salió a la calle para defender al español y coreó su nombre en el estadio. "Tenemos una afición muy apasionada y eso es lo que nos gusta de ella", comentó.

Además, aunque también se dijo que Benítez se quejó de la falta de comunicación entre las altas esferas del club y el resto de trabajadores, el español dejó claro que se trata de "otro malentenddo". Sobre esto, Hicks explicó que tanto él como Gillett son "propitarios ausentes" y que eso "se sabe en la entidad" y "no hay duda de ello", a pesar de lo cual mantienen contacto con el cuerpo técnico de forma constante.

Por último, negó que pretendiera vender sus acciones del club ocho meses después de su compra, como había salido publicado. "No pienso vender mis acciones a nadie. No sé como alguien puede pensar eso. Sólo es basura", sentenció añadiendo que no existe ningún problema entre él y Gillett, como también se había comentado. "Nunca hemos estado tan unidos. Estamos contrariados y confundidos por las continuas falsas e inoportunas informaciones que salen. Dirigir el Liverpool es fantástico y seguiremos disfrutando de ello", finalizó.